¿Te han incluido indebidamente en ASNEF?

TOTAL RECUPERADO
15.769.376 €

Hucha de reclamaciones de EZ

Sentencia a Banco Sabadell por usura devuelve 6.821,42€

El Juzgado de 1ª Instancia Nº8 de Elche sentencia a Banco Sabadell por usura y falta de trasparencia es obligado a devolver 6.821,42€ a un usuario de Economía Zero.

Comparece la parte actora manifestando que, en fecha 23 de marzo de 2.007, su mandante suscribió con CAMGE Financiera E.F.C., S.A., actualmente Banco Sabadell S.A, contrato de tarjeta revolving CAM EURO 6000 MASTERCARD. Posteriormente, en fechas 10 de diciembre de 2.007, 6 de octubre de 2.008 y 4 de junio de 2.010, se firmaron sendas ampliaciones de crédito, firmando en este último caso un contrato denominado TARJETA CAM MILENIUM MASTERCARD EMV.

La TAE inicial fue del 23,14%, y en las sucesivas ampliaciones del 24,6% y 25,34 %, habiéndose aplicado una TAE en recibos del 29,84%, y todo ello cuando la tasa media ponderada de los créditos al consumo publicada por el BE era del 9,36%.

Por tanto,  procede declarar la nulidad de las cláusulas contractuales relativas a la fijación del interés remuneratorio, al modo de amortización y composición de los pagos, a los costes y precio total de contrato; y la nulidad de la cláusula de comisión por reclamación de impago y de la comisión por disposición de efectivo.

Ante lo expuesto, el Magistrado del caso estimando íntegramente las peticiones de la demanda, reconociendo así la existencia del derecho pretendido por el demandante y sentencia a Banco Sabadell a devolver 6.821,42€.

El magistrado sentencia a Banco Sabadell expresamente al pago de las costas procesales.

La letrada colaboradora de Economía Zero, Doña Lourdes Galvé Garrido, ha sido la encargada de llevar a cabo la siguiente sentencia  Banco Sabadell.

!!!! RECLAMA CON ECONOMÍA ZERO TUS CONTRATOS USURARIOS, SENTENCIA A BANCO SABADELL Y RECUPERA TU DINERO !!!!

JUZGADO DE PRIMERA INSTANCIA Nº8 DE ELX

Procedimiento: Procedimiento Ordinario [ORD] – 001367/2018-

De: XXXX

Procurador/a Sr/a. XXXX

Contra: BANCO DE SABADELL S.A.

Procurador/a Sr/a. XXXX

SENTENCIA Nº 120/2021

En Elche, a 26 de abril de 2021.

Vistos por el Ilmo. Sr. D. XXXX, Magistrado-Juez titular del Juzgado de Primera Instancia nº8 de Elche y su Partido, los presentes Autos de Juicio Ordinario promovidos por la Procurador doña XXXX, en nombre y representación de XXXX, bajo la dirección letrada de doña Lourdes Galvé i Garrido, contra Banco Sabadell S.A., representado por el Procurador don XXXX y asistido por el Letrado don XXXX, ha dictado, EN NOMBRE DE S.M. EL REY, la presente sentencia con base en los siguientes.

ANTECEDENTES DE HECHO

PRIMERO.- Por la Procurador de la parte actora, en la representación indicada, se presentó escrito de demanda que por turno de reparto correspondió a este Juzgado, promoviendo Juicio Ordinario contra el también identificado, en el que tras invocar los hechos y fundamentos de derecho que estimó pertinentes, suplicaba una sentencia por la que.

1.- Se declarara la nulidad del contrato de tarjeta celebrado por las partes, y sus modificaciones, por usura.

2.- Subsidiariamente, la nulidad de la cláusula de fijación de interés remuneratorio y composición de pagos del contrato, por falta de transparencia y/o abusividad.

3.- La nulidad por abusiva de la cláusula de intereses moratorios, comisión de impagados y cláusula de gastos procesales a cargo del cliente.

4.- Y se condenara al demandado a la restitución de los efectos dimanantes del contrato inicial y sus modificaciones declaradas nulas o de las cláusulas nulas, con devolución recíproca de tales efectos( sic), más intereses y costas.

SEGUNDO.- Admitida a trámite la demanda se emplazó a la demandada para que, compareciendo en tiempo y forma, contestara a la demanda, verificándolo para oponerse e interesar su desestimación.

TERCERO.- Convocada Audiencia Previa, comparecieron las partes para, tras rechazarse la impugnación de la cuantía como indeterminada, ratificarse en sus respectivos escritos y solicitar el recibimiento del pleito a Prueba.

CUARTO.- Recibido el pleito a prueba, se propuso y admitió documental por reproducida y más documental, interrogatorio de la actora y testifical, convocándose a Juicio.

QUINTO.- En el día señalado para celebrar el Juicio, comparecieron ambas partes, evacuándose la prueba admitida con el resultado que obra en Autos, tras lo cual, y previo informe, se declararon conclusos para sentencia.

SEXTO.-En la tramitación de este procedimiento se han observado las prescripciones legales.

FUNDAMENTOS DE DERECHO

PRIMERO.-Comparece la parte actora manifestando que, en fecha 23 de marzo de 2.007, su mandante suscribió con CAMGE Financiera E.F.C., S.A., actualmente Banco Sabadell S.A, contrato de tarjeta revolving CAM EURO 6000 MASTERCARD. Posteriormente, en fechas 10 de diciembre de 2.007, 6 de octubre de 2.008 y 4 de junio de 2.010, se firmaron sendas ampliaciones de crédito, firmando en este último caso un contrato denominado TARJETA CAM MILENIUM MASTERCARD EMV.

La TAE inicial fue del 23,14%, y en las sucesivas ampliaciones del 24,6% y 25,34 %, habiéndose aplicado una TAE en recibos del 29,84%, y todo ello cuando la tasa media ponderada de los créditos al consumo publicada por el BE era del 9,36%.

Estimando que el tipo remuneratorio pactado es usurario, en cuanto muy superior interés medio de los créditos al consumo para operaciones a plazo entre 1 y 5 años en 2.007, se interesa una sentencia por la que se declare la nulidad del contrato, en cuanto no existía circunstancia alguna que justificar un tipo remuneratorio tal elevado, al tiempo que existió una falta absoluta de información a su mandante sobre las condiciones del contrato y sus ampliaciones.

Subsidiariamente, se interesa la nulidad, por falta de transparencia y/o abusivas, de las condiciones relativas al tipo remuneratorio.

También se interesa la nulidad, por abusivas, de las cláusulas sobre comisión por impagados, tipo de interés de demora y gastos procesales a cargo del cliente.

En toco caso, se interesa la condena del demandado la restitución de los efectos dimanantes del contrato inicial y sus modificaciones o de las cláusulas declaradas nulas, con devolución recíproca de tales efectos ( sic).

Frente a ello se alza la parte demandada para oponerse, a tal efecto alega que la demandante suscribió el contrato de tarjeta y diversas ampliaciones del límite de crédito con total conocimiento de sus condiciones, siendo titular de hasta cinco tarjetas, evidenciando su conocimiento del producto, sin que ponga de manifiesto qué circunstancias determinan el carácter usurario del contrato.

Respecto al tipo remuneratorio, en cuanto precio del contrato, essimilar al utilizado por otras entidades en el momento de celebrar el contrato, no aceptándose los tipos de interés que de referencia utiliza la actora ( crédito al consumo), debiendo estar a los tipos medios de interés para tarjetas, no obedeciendo la contratación a situación angustiosa alguna de la actora.

En cuanto a las cláusulas que se impugnan, se alega que superan el control de incorporación y transparencia, rechazando su abusidad.

SEGUNDO.- Sintetizados los términos de la controversia, se ejercita con carácter principal la acción de nulidad del contrato de tarjeta de crédito revolving suscrito por las partes, así como sus modificaciones posteriores.

Por lo que respecta a la nulidad del contrato con fundamento en la Ley de Represión de la Usura de 1.908 ( LRU), constituye referencia obligada la doctrina establecida por el pleno del T.S. en sentencia de 25-11-15, que dispone que, conforme al art. 1 LRU, son tres las modalidades de usura:

(i) interés notablemente superior al normal del dinero y manifiestamente desproporcionado en relación con las circunstancias del caso, (ii) situación angustiosa del prestatario, y (iii) entrega de menor cantidad de la aparente.

Sustentada la demanda en la primera de las modalidades, procede traer a colación la doctrina del Alto Tribunal y que es resumida por la sentencia de la A.Pr, de Alicante, secc. 9 de 19-5-20 “1- Para que un préstamo pueda considerarse usurario no es necesario que concurran todos los requisitos objetivos y subjetivos previstos en el art. 1 de la Ley de Represión de la Usura de 1908.

Esto es, para que la operación crediticia pueda ser considerada como usuraria basta con que se den los requisitos previstos en el primer inciso del art. 1 de la ley, esto es.

«Que se estipule un interés notablemente superior al normal del dinero y manifiestamente desproporcionado con las circunstancias del caso» (presupuesto objetivo), sin que sea exigible que, acumuladamente, se exija «que ha sido aceptado por el prestatario a causa de su situación angustiosa, de su inexperiencia o de lo limitado de sus facultades mentales» (presupuesto subjetivo).

2- El porcentaje que ha de tomarse en consideración para determinar si el interés es notablemente superior al normal del dinero no es el nominal (TIN), sino la tasa anual equivalente (TAE).

3- El interés con el que ha de realizarse la comparación es el «normal del dinero». No se trata, por tanto, de compararlo con el interés legal del dinero, sino con el interés «normal o habitual, en concurrencia con las circunstancias del caso y la libertad existente en esta materia».

Para cuya determinación debe acudirse a las estadísticas que publica el Banco de España tomando como base la información que mensualmente tienen que facilitarle las entidades de crédito sobre los tipos de interés que aplican a diversas modalidades de operaciones activas y pasivas.

4- Ha de ser la entidad financiera que concede el crédito la que justifique «la concurrencia de circunstancias excepcionales que expliquen la estipulación de un interés notablemente superior al normal en las operaciones de crédito al consumo», puesto que «la normalidad no precisa de especial prueba».

5- Una diferencia del doble entre el TAE fijado en la operación y el interés medio de los préstamos al consumo en la fecha en que fue concertado el contrato permite considerar el interés estipulado como «notablemente superior al normal del dinero».

6- No puede justificarse una elevación del tipo de interés tan desproporcionado en operaciones de financiación al consumo sobre la base del riesgo derivado del alto nivel de impagos anudado a operaciones de crédito al consumo concedidas de un modo ágil y sin comprobar adecuadamente la capacidad de pago del prestatario, por cuanto que la concesión irresponsable de préstamos al consumo a tipos de interés muy superiores a los normales no puede ser objeto de protección por el ordenamiento jurídico.”

De este modo, superando la anterior doctrina que exigía, en todo caso, junto a los presupuestos objetivos, de interés superior al normal del dinero y manifiestamente desproporcionado con las circunstancias del caso, la concurrencia de elementos subjetivos.

(Validez del consentimiento prestado, concretado alternativamente a la situación angustiosa del prestatario, a su inexperiencia o a la limitación de sus facultades mentales, vid. Sts. 23-2-06 y 18-6-12) la sentencia de 25-11-15 configura como supuestos distintos e independientes los tres citados, admitiendo la declaración del carácter usurario del interés pactado sobre la base de elementos puramente objetivos.

A partir de tal doctrina, procede examinar el supuesto de Autos.

TERCERO.- De la documental adjunta a la demanda, resulta que el contrato cuestionado lo es de tarjeta de crédito revolving, con una TAE inicial de23,14%, y en las sucesivas ampliaciones del 24,6% y 25,34 %.

A partir de tales datos, se considera que, en primer lugar, la operación cuestionada se integra en el ámbito de aplicación de la LRU por cuanto la contratación de la tarjeta es una forma de instrumentalizar el contrato de préstamo, que le sirve de base y soporte para su entrega.

Así lo estima el Tribunal Supremo al considerar aplicable la citada norma, con base en lo establecido en su artículo 9, interpretando esta ley conforme a las diversas circunstancias sociales y económicas concurrentes, y aplicándola a toda operación crediticia.

Respecto al carácter normal del interés remuneratorio y concurrencia de circunstancias excepcionales, procede señalar, en cuanto a la primera de las cuestiones, que tal y como señala la citada sentencia de nuestra A. Pr, resumiendo la doctrina del T.S en st. de 19-3-20.

3.- A diferencia de otros países de nuestro entorno, donde el legislador ha intervenido fijando porcentajes o parámetros concretos para determinar a partir de qué tipo de interés debe considerarse que una operación de crédito tiene carácter usurario.

En España la regulación de la usura se contiene en una ley que ha superado un siglo de vigencia y que utiliza conceptos claramente indeterminados como son los de interés «notablemente superior al normal del dinero» y «manifiestamente desproporcionado con las circunstancias del caso».

Esta indeterminación obliga a los tribunales a realizar una labor de ponderación en la que, una vez fijado el índice de referencia con el que ha de realizarse la comparación, han de tomarse en consideración diversos elementos.

6.- El tipo medio del que, en calidad de «interés normal del dinero», se parte para realizar la comparación, algo superior al 20% anual, es ya muy elevado. Cuanto más elevado sea el índice a tomar como referencia en calidad de «interés normal del dinero», menos margen hay para incrementar el precio de la operación de crédito sin incurrir en usura.

De no seguirse este criterio, se daría el absurdo de que para que una operación de crédito revolving pudiera ser considerada usuraria, por ser el interés notablemente superior al normal del dinero y desproporcionado con las circunstancias del caso, el interés tendría que acercarse al 50%.

7.- Por tal razón, una diferencia tan apreciable como la que concurre en este caso entre el índice tomado como referencia en calidad de «interés normal del dinero» y el tipo de interés fijado en el contrato, ha de considerarse como «notablemente superior» a ese tipo utilizado como índice de referencia, a los efectos que aquí son relevantes.

8.- Han de tomarse además en consideración otras circunstancias concurrentes en este tipo de operaciones de crédito, como son el público al que suelen ir destinadas, personas que por sus condiciones de solvencia y garantías disponibles no pueden acceder a otros créditos menos gravosos, y las propias peculiaridades del crédito revolving.

En que el límite del crédito se va recomponiendo constantemente, las cuantías de las cuotas no suelen ser muy elevadas en comparación con la deuda pendiente y alargan muy considerablemente el tiempo durante el que el prestatario sigue pagando las cuotas con una elevada proporción correspondiente a intereses y poca amortización del capital, hasta el punto de que puede convertir al prestatario en un deudor «cautivo», y los intereses y comisiones devengados se capitalizan para devengar el interés remuneratorio.

9.- Como dijimos en nuestra anterior sentencia 628/2015, de 25 de noviembre , no puede justificarse la fijación de un interés notablemente superior al normal del dinero por el riesgo derivado del alto nivel de impagos anudado a operaciones de crédito al consumo concedidas de un modo ágil.

(En ocasiones, añadimos ahora, mediante técnicas de comercialización agresivas) y sin comprobar adecuadamente la capacidad de pago del prestatario, pues la concesión irresponsable de préstamos al consumo a tipos de interés muy superiores a los normales, que facilita el sobreendeudamiento de los consumidores, no puede ser objeto de protección por el ordenamiento jurídico.

Por tanto, la justificación de esa importante diferencia entre el tipo medio aplicado a las tarjetas de crédito y revolving no puede fundarse en esta circunstancia.

10.- Todo ello supone que una elevación porcentual respecto del tipo de interés medio tomado como «interés normal del dinero» de las proporciones concurrentes en este supuesto, siendo ya tan elevado el tipo medio de las operaciones de crédito de la misma naturaleza, determine el carácter usurario de la operación de crédito».

Sin embargo, la aplicación de esta doctrina al presente supuesto presenta un problema de difícil solución, y es que en la fecha de celebración del contrato litigioso (2006) el Banco de España no había publicado todavía estadísticas oficiales sobre tipos de interés de tarjetas de crédito y » revolving».

En efecto, como pone de manifiesto la resolución de instancia: «Debido a la normativa comunitaria, la Circular 1/2010, de 27 de enero, del Banco de España, a entidades de crédito, sobre estadísticas de los tipos de interés que se aplican a los depósitos y a los créditos frente a los hogares y las sociedades no financieras, que deroga la Circular 4/22002 mencionada por el TS en la sentencia de 25 de noviembre de 2015 , solicita a las entidades financieras que faciliten datos sobre los créditos instrumentales tales como <saldos de tarjetas de crédito de pago aplazado>.

Por esta nueva circular, el Boletín Estadístico de julio-agosto de 2010 del Banco de España señala que <los cambios de la nueva Circular afectan significativamente a los datos de créditos al consumo hasta un año, que, a partir de los datos de junio de 2010 deja de incluir las operaciones de crédito mediante tarjeta de crédito. Estas operaciones se proporcionarán próximamente por separado, una vez se disponga de series representativas>.

Tal información se proporciona por el Banco de España desde el Boletín estadístico del Banco de España de mayo de 2016″.

En consecuencia, no es posible efectuar comparación entre el tipo de interés remuneratorio pactado en el contrato de tarjeta analizado y los tipos medios de interés para este tipo de producto en el año de formalización del contrato.

Pues bien, partiendo de las premisas fácticas y jurídicas anteriores, declara la SAP. Murcia (sección 1ª) de 2 de diciembre de 2019 , en supuestos análogos al presente y cuyo criterio se considera acertado por esta Sala.

«10.- Esta Audiencia Provincial ha tenido ocasión de pronunciarse en varias ocasiones sobre los créditos revolving y su condición de usurarios, pudiéndose citar las SSAP Murcia (sección 1ª) de 24 de octubre de 2016 , 8 de abril de 2019 y 15 de julio de 2019 , así como la SAP Murcia (sección 5ª) de 11 de marzo de 2019 .

Y el criterio que se viene siguiendo, aunque en ocasiones genere resultados contrarios sobre la nulidad o no del contrato de tarjeta de crédito, no es otro que atender al momento de perfección del contrato para examinar las condiciones pactadas y aplicar el criterio comparativo según los datos que el Banco de España tenía publicado en dicha fecha.

11.- En efecto, es conocido que la circular del Banco de España 4/2002, de 25 de junio, se dictó en cumplimiento del Reglamento (CE) nº63/2002, de 20 de diciembre de 2001, sobre estadísticas de los tipos de interés que las instituciones financieras monetarias aplican a los depósitos y a los préstamos frente a los hogares y las sociedades no financieras.

Dicha circular es la que estaba en vigor cuando se concertó el contrato de tarjeta de crédito objeto de este proceso, fue dejada sin efecto por la Circular 1/2010, de 27 de enero.

De acuerdo con las fechas que han podido ser apreciadas por este tribunal, el contrato de tarjeta estaba en vigor, al menos, desde el 1 de enero de 2008 (aunque la parte apelante afirma que se contrató en noviembre de 2004, lo que en todo caso no altera el razonamiento de esta resolución).

Lo que implica que a la fecha de perfección del contrato, momento en el que se fijó el interés remuneratorio aplicado de forma posterior por la entidad de crédito apelante, los datos que publicaba el Banco de España sólo incluían los créditos al consumo pero no incorporaban los datos relativos a las tarjetas de crédito de pago aplazado o tarjetas » revolving», datos que se incorporan a partir de la Circular 1/2010.

Por tanto, en este caso, la comparación debe de hacerse en atención a los intereses medios fijados para las operaciones de crédito al consumo, sin tomar en consideración los datos posteriormente incorporados, dado que los mismos no eran conocidos ni publicados por el Banco de España a la fecha de perfección del contrato«.”(El subrayado es del Juzgador).

Sentada tal premisa, resulta que, según los datos oficiales publicados por el Banco de España, doc.4 Dda., para el año 2.007,el tipo de interés para operaciones de crédito al consumo, a plazo de 1-5 años, osciló entre el 8,30 y 8,86%, y la tasa media oficial del 9,37%.

Del propio modo, para los años 2008 y 2010 en que se modifica el contrato, los tipos medios fueron del 11,22% y 7,48 % respectivamente.

Por tanto, una primera conclusión es que la TAE resultante tanto del contrato cuestionado como de sus modificaciones representa más del doble del tipo medio aplicado en operaciones de crédito al consumo en el año en que se celebró el contrato y respectivas modificaciones, lo que justifica su calificación como superior al normal del dinero.

CUARTO.– En cuanto a la concurrencia de circunstancias excepcionales, señala el T.S. en la sentencia de referencia que.

«En principio, dado que la normalidad no precisa de especial prueba mientras que es la excepcionalidad la que necesita ser alegada y probada, en el supuesto enjuiciado no concurren otras circunstancias que las relativas al carácter de crédito al consumo de la operación cuestionada», concluyendo que ese carácter del crédito al consumo por el tipo de operación, no constituye circunstancia extraordinaria que lo justifique, razonando al respecto que.

«Aunque las circunstancias concretas de un determinado préstamo, entre las que se encuentran el mayor riesgo para el prestamista que pueda derivarse de ser menores las garantías concertadas, puede justificar, desde el punto de vista de la aplicación de la Ley de Represión de la Usura, un interés superior al que puede considerarse normal o medio en el mercado, como puede suceder en operaciones de crédito al consumo.

No puede justificarse una elevación del tipo de interés tan desproporcionado en operaciones de financiación al consumo como la que ha tenido lugar en el caso objeto del recurso, sobre la base del riesgo derivado del alto nivel de impagos anudado a operaciones de crédito al consumo concedidas de un modo ágil y sin comprobar adecuadamente la capacidad de pago del prestatario

Por cuanto que la concesión irresponsable de préstamos al consumo a tipos de interés muy superiores a los normales, que facilita el sobreendeudamiento de los consumidores y trae como consecuencia que quienes cumplen regularmente sus obligaciones tengan que cargar con las consecuencias del elevado nivel de impagos, no puede ser objeto de protección por el ordenamiento jurídico».

A ello se añade que en este caso de concurrir alguna circunstancia excepcional, al margen del tipo de operación, ni alega ni acredita la entidad financiera su concurrencia, por lo que siendo ello carga probatoria que le correspondía, a ella debe perjudicar esa ausencia de prueba sobre tal extremo.

Aceptando tales criterios, resulta que en el presente caso no se ha alegado ni resulta probado la concurrencia de circunstancia excepcional alguna que justificara tipos tan elevados, constatación que, de conformidad con cuanto se viene exponiendo y en observancia de los criterios establecidos por la A.Pr. de Alicante, justifica la declaración de nulidad del contrato de tarjeta y modificaciones celebrado por las partes, por usurario.

Las consecuencias de tal declaración son las mismas que establece la resolución citada, esto es, la nulidad radical, absoluta y originaria, que no admite convalidación confirmatoria.

La estimación de la pretensión principal dispensa del examen de las restantes pretensiones, tanto la ejercitada con carácter subsidiario, como de la relativas a la abusividad de cláusulas, pues declarado nulo el contrato, tal pretensión carece de interés y trascendencia alguna.

QUINTO.-Respecto a los concretos efectos económicos de tal pronunciamiento y liquidación del contrato, procede señalar que conforme a lo dispuesto en el art. 3 LRU, el prestatario estará obligado a entregar tan sólo la suma recibida, sin intereses, comisiones u otros conceptos, de suerte que la hoy actora podrá resultar o bien deudor o bien acreedor.

Al anterior pronunciamiento no obsta el que no se haya acreditado tal extremo en el presente declarativo, pues como señala la st. de la A.Pr. de Cantabria de 12-11-19 “ Se señala en el recurso que la falta de acreditación de la deuda que se reclama en demanda debe dar lugar a la desestimación de la condena a su reintegro por aplicación de las reglas generales que rigen la carga probatoria.

La sanción de nulidad prevista en el art. 1 de la Ley de 23 de julio de 1908 acarrea «ex lege» las consecuencias económicas contempladas en su art. 3, en el que se ordena: «Declarada con arreglo a esta ley la nulidad de un contrato, el prestatario estará obligado a entregar tan sólo la suma recibida; y si hubiera satisfecho parte de aquélla y los intereses vencidos, el prestamista devolverá al prestatario lo que, tomando en cuenta el total de lo percibido, exceda del capital prestado».

A falta de prueba que posibilite la liquidación de estas cantidades, la solución no puede pasar por la elusión de los efectos económicos imperativos inherentes a la nulidad, máxime si tenemos en cuanto la mayor facilidad probatorio que asiste a la entidad recurrente a la hora de efectuar los cálculos precisos ( art. 217 .7 de la LEC), por lo que necesariamente ha de ser diferida su concreción para el ulterior procedimiento de ejecución”.

SEXTO.- La estimación de la demanda determina la imposición de costas a la parte demandada,394 Lec.

Vistos los artículos citados y demás de general y pertinente aplicación

FALLO

Que estimando la demanda interpuesta por la Procurador doña XXXX, en nombre y representación de XXXX, contra Banco Sabadell S.A., representado por el Procurador don XXXX.

1.- Debo declarar y declaro la nulidad del contrato de tarjeta de crédito celebrado por las partes en fecha 23 de marzo de 2.007, así como las modificaciones de 10 de diciembre de 2.007, 6 de octubre de 2.008 y 4 de junio de 2.010.

2.- Debo condenar y condeno al demandado a reintegrar las cuantías abonadas por la actora que excedieren del capital prestado, salvo que la cantidad prestada fuera superior al capital pagado, en cuyo caso la demandante abonará el capital pendiente de pago.

3.- Se imponen las costas a la parte demandada.

Notifíquese la presente resolución a las partes, haciéndole saber que contra la misma procede recurso de apelación a interponer en el plazo de 20 días ante este Juzgado, acreditando la constitución de depósito por importe de 50 euros mediante ingreso en la cuenta de consignaciones de este Juzgado, así como, en su caso, el pago de la tasa establecida por Ley 10/2.012.

Así por esta mi sentencia, de la que se llevará testimonio a Autos, incorporándose el original al libro de sentencias, definitivamente juzgando en primera instancia, lo pronuncio, mando y firmo.

4 comentarios para Sentencia a Banco Sabadell por usura devuelve 6.821,42€

  • Guillermo

    Deje de pagar una tarjeta visa del Sabadell en 2018 después de 5 años pagando, en la actualidad me reclaman 1800.

    • Economía Zero

      Buenas Guillermo y gracias por contactar con nosotros.

      Respondiendo a tu consulta, decirte que no te preocupes porque vamos a ayudarte a solucionar esta situación. En primer lugar, te recomendamos que visites (si no lo has hecho ya) la información sobre este y otros procedimientos que tramitamos, a través de este enlace: «Reclamaciones a la banca». Resumiendo un poco el contenido de los artículos, mediante este procedimiento lo que conseguimos es que se declare la nulidad de la tarjeta que tiene asociados unos intereses (TAE) abusivos (igual o superior al 22,50 % ya sea o no tipo revolving).

      La principal consecuencia de la declaración de la nulidad de la tarjeta es que, sólo tendrás que devolver al Banco la cantidad que realmente te prestó; anulando por tanto todo lo que hayas pagado en concepto de intereses, comisiones, seguros y cualquier otro cargo que no sea específicamente la devolución del principal de la cantidad prestada y anulando también la «supuesta deuda» que el banco dice que aún te queda por pagar. Si se diera el caso de que con tus pagos mensuales, ya has satisfecho el total de la cantidad que realmente te prestaron, cuando se declare la nulidad del contrato, el banco tendría que devolverte todo lo que hayas pagado de más.

      En tu caso concreto, aunque habría que tener todos los movimientos para saber las cifras exactas, es más que probable que tras 5 años pagando intereses, no sólo no debas esos 1.800 € que te reclaman, sino que te deban ellos dinero a ti.

      La estrategia de reclamación que seguimos desde ECONOMÍA ZERO es ocuparnos de toda la reclamación, desde el principio hasta el final.

      Cualquier duda que tengas, puedes llamarnos al 987 025 011.

      Finalmente, comentarte que los datos que necesitamos para elaborarte los documentos necesarios para formalizar tu reclamación son los siguientes:

      · Nombre y apellidos del titular.

      · Dirección completa.

      · Nº de DNI y copia escaneada del mismo.

      · Nº de contacto (indícanos también una franja horaria en la estés disponible).

      · Nombre de la entidad

      · Nº que identifique el producto (nº contrato/s; nº cliente, etc.).

      También puedes enviarnos documentación de la tarjeta. Ya sean recibos, extractos, contratos o cualquier otro documento donde se pueda comprobar la numeración del contrato de tarjeta con la que identificarla y preparar la reclamación.

      Si tienes recibos mensuales, extractos o el contrato de la tarjeta, ya sea en PDF o en papel, es muy importante que lo conserves todo o directamente nos lo envíes para conservarlo nosotros, ya que esta documentación podrá ser fundamental para el proceso de reclamación en el caso de que la entidad en su respuesta no nos envíe la documentación que les solicitamos.

      Aprovechamos para recomendarte que visites nuestro listado de entidades y productos reclamables por usura, por si tuvieras otro préstamo o crédito con intereses abusivos que pudieras reclamar.

      Estamos a tu disposición para cualquier aclaración que precises.

      Saludos cordiales.

  • María

    Hola, necesito vuestra ayuda.

    Contraté la VISA del Banco Sabadell en Abril de 2017, a un interés por encima del 30%. He ido pagando desde entonces entre 100/150/200 euros mensuales, y habré dispuesto de media 100€/mes, por decir algo. He hecho aportaciones puntuales incluso.

    Me dicen que debo alrededor de 6000€, qué locura.

    ¿Cuánto puedo recuperar? ¿Qué información necesitáis?

    Gracias y saludos

    • Economía Zero

      Buenas María y gracias por contactar con nosotros.

      Respondiendo a tu consulta, no te preocupes porque vamos a ayudarte a solucionar esta situación. En primer lugar, te recomendamos que visites (si no lo has hecho ya) nuestra nueva web, en la que encontrarás información sobre este y otros procedimientos que tramitamos, a través de este enlace: «Reclamaciones a la banca». Resumiendo un poco el contenido de los artículos y referido a la reclamación sobre la que consultas, mediante este procedimiento lo que conseguimos es que se declare la nulidad de la tarjeta que tiene asociados unos intereses (TAE) abusivos (igual o superior al 22,50 % ya sea o no tipo revolving). Este requisito lo cumple con creces tu tarjeta, ya que la TAE superaba el 30% en el momento de la contratación según nos comentas.

      La principal consecuencia de la declaración de la nulidad de la tarjeta es que, sólo tendrás que devolver al Banco la cantidad que realmente te prestó; anulando por tanto todo lo que hayas pagado en concepto de intereses, comisiones, seguros y cualquier otro cargo que no sea específicamente la devolución del principal de la cantidad prestada y anulando también la «supuesta deuda» que el banco dice que aún te queda por pagar. Si se diera el caso de que con tus pagos mensuales, ya has satisfecho el total de la cantidad que realmente te prestaron, cuando se declare la nulidad del contrato, el banco tendría que devolverte todo lo que hayas pagado de más.

      La estrategia de reclamación que seguimos desde ECONOMÍA ZERO es ocuparnos de toda la reclamación, desde el principio hasta el final. En el siguiente enlace puedes consultar las fases y costes de la reclamación.

      Cualquier duda que tengas, puedes llamarnos al 987 025 011.

      Finalmente, comentarte que los datos que necesitamos para elaborarte los documentos necesarios para formalizar tu reclamación son los siguientes:

      · Nombre y apellidos del titular.

      · Dirección completa.

      · Nº de DNI y copia escaneada del mismo.

      · Nº de contacto (indícanos también una franja horaria en la estés disponible).

      · Nombre de la entidad

      · Nº que identifique el producto (nº contrato/s; nº cliente, etc.).

      También puedes enviarnos documentación de las tarjetas. Ya sean recibos, extractos, contratos o cualquier otro documento donde se pueda comprobar la numeración del contrato de tarjeta con la que identificar cada producto y preparar las reclamaciones.

      Si tienes recibos mensuales, extractos o contratos de las tarjetas, ya sea en PDF o en papel, es muy importante que lo conserves todo o directamente nos lo envíes para conservarlo nosotros, ya que esta documentación podrá ser fundamental para el proceso de reclamación en el caso de que las entidades en su respuesta no nos envíen la documentación que les solicitamos.

      Aprovechamos para recomendarte que visites nuestro listado de entidades y productos reclamables por usura, por si tuvieras otro préstamo o crédito con intereses abusivos que pudieras reclamar.

      Estamos a tu disposición para cualquier aclaración que precises.

      Saludos cordiales.

MUY IMPORTANTE: Si vas a realizar una consulta debes leer antes toda la información de la página CONSULTAS.

La moderación de comentarios está activada, por lo que tu comentario NO aparecerá hasta que te respondamos.


Deja un comentario

  

  


Puedes usar estas etiquetas HTML

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>