TOTAL RECUPERADO

3.140.495,80 €

Hucha de reclamaciones de EZ

Que no te cuenten cuentos: La banca española ha muerto

La banca española ha muerto. Ellos mismos han sido los causantes del fatal desenlace por su ambición y malas prácticas. No conformes con su desenlace han arrastrado en su caída al pueblo español. El cataclismo ocasionado a las finanzas de la nación, conforme ha pasado el tiempo, nos queda diáfano que ha sido provocado por los bancos y cajas de ahorro que en una loca carrera por ganar tamaño de la entidad y sus directivos por forrarse de millonarios bonus lo han llevado al desastre total.

Que no te cuenten cuentos: La banca española ha muerto

Además, quien tenía que controlar que la codicia no se desmadrara, el Banco de España, ocultó los informes que le ponían al corriente del gran batacazo que se cernía a la vuelta de la esquina. El gobierno hizo oídos sordos a la burbuja que se estaba creando, es más, la alentó. Los bancos y cajas utilizaron el sector inmobiliario como impulsor de su propia ambición al otorgar préstamos con garantía hipotecaria que reconvertían en bonos hipotecarios y los vendían al mercado financiero, empaquetados y bendecidos por una de las sociedades de rating al asignarles una calificación de solvencia. El mercado financiero, otros bancos y fondos de inversión, compraban estos bonos y de nuevo los bancos españoles volvían a colocar hipotecas entre la población en una rueda que parecía no tener fin.

También, los bancos españoles, obtuvieron financiación de fondos soberanos (países que tienen sobrante de tesorería y invierten a corto plazo) que lo tomaron a 4 o 5 años y lo acabaron colocando en préstamos hipotecarios a 25 o 30. Todo este carrusel de deudas en las que se metió la banca no tenía sentido, hoy por hoy deben varias veces más que sus propios recursos. El lío en que se encuentra la banca es múltiple pero se origina al no conformarse con manejar exclusivamente el dinero de sus depositantes.  

Un buen día en los EE.UU. explotó lo que se conoce como hipotecas subprime, miles de hipotecados dejaban de pagar la hipoteca nada más iniciar las primeras cuotas. ¿Qué misterio había en ello? Misterio ninguno, tan solo se había colocado una hipoteca a quien no tenía capacidad para poder pagar, gente con inestabilidad laboral, cargados de otras deudas y en definitiva, ni por asomo era el cliente adecuado para otorgarle un préstamo. ¿Por qué los bancos entregaron dinero para adquirir una casa a quien sabían que no podía pagar? La respuesta es tenebrosa: lo que les importaba era “la firma de la hipoteca” con el fin de acreditar que existía un deudor que empaquetado con otros más, podían ser concebidos como bonos hipotecarios en el mercado financiero.

Con estos mimbres se estaba desarrollando la banca en los EE.UU. de la que rápidamente los bancos europeos no se quedaron atrás. En España que llegó, en un momento de la burbuja, a construir más viviendas que en Francia, Italia y Alemania juntastuvo su propia subprime al otorgar préstamos con garantía hipotecaria al primero que pasaba por la calle con unos precio de la vivienda que se incrementaron año tras año en un 15/17%. Los bancos y cajas que tenían sus propias compañías de tasación impulsaban su estimación al alza ya que contra más valor se le adjudicaba al bien hipotecado mayor era el préstamo y mayor la titulación de los bonos que se colocaban en el mercado financiero.

Con este ficticio e irracional crecimiento los bancos se desarrollaban espectacularmente, sus beneficios rondaban el 33% superior a los obtenidos el año anterior y sus directivos cobraban stock options, una política retributiva por consecución de objetivos (que se paga con acciones de la empresa). En definitiva, todos andaban locos por esparcir por Europa, sobretodo a los bancos alemanes y franceses, la panacea de las titulizaciones de los bancos españoles. Sobre este tema de las titulización me comprometo dentro de unas semanas al anuncio de sorprendentes novedades.

El batacazo del ladrillo está servido, las cajas de ahorro al no disponer de accionistas que cubran con dinero fresco las pérdidas en las que se habían metido al caer en manos de los políticos de medio pelo, de partidos políticos, sindicatos y oportunistas sin escrúpulos tenían un mal pronostico. La banca alentó el vaticinio interesado que estaban condenadas a su desaparición con el fin de quedarse con el negocio bancario, pero todos habían bebido de la misma pócima del crecimiento vía la titulización hinchando la burbuja del inmobiliario para sacar todo el jugo a una descontrolada construcción que no tenía destinatario y si lo tenía no era lo suficiente solvente.

El balance contable de los bancos creció el activo y el pasivo pero no lo hicieron de igual manera los fondos propios. El capital de toda la banca se ha quedado por debajo de las exigencias de la regulación bancaria conocida como Basilea III que estable un ratio entre los fondos propios y los activos en riesgo supere el 8%. Ninguno lo cumple por más que se esfuercen en pavonearse de su fortaleza. La sabiduría popular lo tiene dicho: “Dime de que presumes y te diré de que careces” Los fondos propios están ahí, en el balance, para absorber los infortunios que el negocio bancario da de si. La morosidad resta de los beneficios al tener que provisionar (cubrir los créditos incobrables con dinero propio con cargo a los beneficios y si no se tienen a cargo de las Reservas que forman parte de los fondos propios) ingentes cantidades que desestabilizan al más pintado.

La morosidad es extraordinaria y cada trimestre se incrementa: los préstamos hipotecarios que eran el baluarte de la banca en general por su rigor en el cumplimiento de pago se ha caído y se añade a los créditos concedidos a los promotores y al endeudamiento crónico de las grandes empresas para su expansión por medio mundo. Más del 25% de la población esta en paro y otra buena parte ha visto reducido sus ingresos y agotado sus ahorros lo que repercute en una morosidad que se sale del mapa.

¿Cómo se lo apañan los bancos para subsistir en estas condiciones? Alguna de las artimañas las comento a continuación pero lo que más me sorprende es la actitud de la gente que aún confía en los bancos después de la escabechina que han hecho con los clientes confiscando las cuentas de ahorro y engañando a personas de edad avanzada que confiaban ciegamente con el director de su oficina. No contenta la banca con estos robos además han manipulado el índice de las hipotecas: el Euribor para cobrar unos intereses superiores a los pactados.

Que no te cuenten cuentos: La banca española ha muerto

Las cajas y toda la banca se echó encima de los ahorros de los clientes para trasladarlos al Capital social y evitar la quiebra.Fue un acto desesperado: robar o morir como entidad financiera. Este robo conocido por participaciones preferentes y deuda subordinada no fue suficiente, el agujero del ladrillo tenía proporciones insondables y se recurrió al gobierno de turno para cubrirlo. Miles de millones de euros entre dinero fresco y avales del Estado llegaron a los bancos cargados a las espaldas de los españoles como deuda pública. El dineral, que no teníamos, se ha tenido que pedir prestado y genera unos intereses descomunales que se retraen de los servicios básicos del Estado.

Los gobiernos de turno plantearon que la ayuda a los bancos era un préstamo, incluso sería un negocio: sólo tres pinceladas del fabuloso negocio que íbamos a hacer, en CaixaNovaGalicia se “invirtieron” 9.000 millones de euros y por su venta se recupero solo uno, en CaixaCatalunya bank se colocaron 12.000 millones y no hay forma de encontrar un comprador sino es al despiece, al Sareb (el banco malo que ha recogido los deshechos de la banca en general) donde se le entregaron 42.000 millones de euros y ya los ha perdido todos. El caso de Bankia lo dejamos a parte pero se puede apostar que las arcas públicas no volverán a ver un triste euro de los 24.000 millones entregados.

La entrega de esta montaña de dinero a la banca se hace sin auditoria alguna tan solo a petición por esta boca es mía, es decir por la cara. Los balances contables, de forma tradicional, funcionan por duplicado: uno, que se conoce como el balance fiscal en el que simula que va a pagar el Impuesto de Sociedades y sirve para lucir en la Memoria de la entidad, mostrar a la sumisa prensa, a las cegatas autoridades económicas, los accionistas, la Bolsa y el Mercado y otro que la Asociación Española de Banca (AEB) trafica con el Banco de España y se decora como un huevo de Pascua, decorado por fuera pero vacío por dentro. 

El Banco de España en lugar de actuar como supervisor de la banca actúa de facto como lobby de la AEB. Para el supervisor no existen los paraísos fiscales, ni los bancos paralelos, ni las sociedades participadas, ni nada de nada, completamente ciegos al uso y costumbre de ocultar patrimonio. Dicho esto no nos queda más remedio que analizar el balance contable que nos enseñan. Anticipo, si se analiza detenidamente, que los bancos españoles están en quiebra. Como los seguidores de este blog pueden haber leído en varias ocasiones esta afirmación extendida a que el dinero en el banco peligra (me refiero a cantidades significativas y no a cuentas con el dinero justo para pagar las domiciliaciones) creo conveniente dirigir a los interesados a este enlace os aseguro que quedaréis impresionados por el trabajo de Vicente Ríos que desde aquí le rindo admiración por el trabajo bien hecho y le doy mi más sinceras gracias. Trabajos así ponen de manifiesto que la decisión de salvar los bancos, en lugar de las personas, fue un error mayúsculo. Todo lo hecho hasta ahora avocando dinero a los bancos se ha ido por el desagüe y han necesitado de un rescate invisible.

La recuperación económica y la salida de la crisis es tan solo propaganda política, la realidad, la triste realidad es tozuda: la morosidad sigue creciendo, los bancos ya no tienen a quien robar los 45.000 millones de euros en preferentes y subordinada una vez que han sido esquilmadas las cuentas de ahorro. Se añade la caída del negocio bancario al restringir drásticamente el crédito deja a las plantillas de los bancos aplicados a la reclamación de deudas, las provisiones se llevan el beneficio. Para maquillar la situación se recurre al botiquín de la Señorita Pepis empezando por refinanciar la morosidad de particulares, promotores y grandes empresas para no tener que declarar la quiebra.

Todos los bancos están implicados y el Banco de España se ha visto obligado a declarar la existencia de 211.273 millones refinanciados, nada menos que el 15,3% del crédito total concedido al sector privado. La tarta de la morosidad al 100% se reparte en el 51,4% está considerada morosa, y otro 19,4% es subestándar (un nuevo invento de clasificación para no declararla en mora) y sólo el 29,2% se califica como normal (muy normal no debe de ser cuando esta refinanciada). Queda claro que la morosidad se oculta a base de refinanciar créditos que son incobrables por lo que entra en escena la ingeniería contable y las ayudas que el gobierno nos oculta. Para empezar regalos de 50.000 millones que están encubiertos en la reducción de impuestos futuros.

La cosa es para ponerse a llorar, nuestro gobierno acepta que los bancos tengan un crédito a su favor por los impuestos que pagaran en el futuro. Sin este “chute” virtual no habría forma, ni tan siquiera, de decorar los balances de los bancos y el siniestro total no se podría disimular. Es el segundo rescate y vamos por el tercero. Presta atención al cuadro adjunto, habla por si solo.

El panorama que se le presenta a la banca española se empezara a destapar una vez que se pongan en marcha los test de estrés que realizará la UE entre el mes de septiembre y noviembre. La disyuntiva está en ampliar sustancialmente los fondos propios, cosa que no hay la suficiente alegría, o reducir el tamaño de las entidades para que los activos en riesgo estén en mayor consonancia con el capital del banco. No hay que tener una clarividencia, si se analizan las cuentas con detalle, para manifestar que el negocio bancario esta muerto.

La banca JP Morgan tiene informes de su servicios de estudio en el que señala el paro en España al 30%, este nivel de paro no hay quien lo resista y quien puede se marcha del país. El Comerzbank, el segundo banco alemán se marcha de España y pone a la venta su cartera de hipotecas y afirma que el 34% de estos préstamos son morosos. El Barclays Bank se va de España ya que el negocio bancario en no cumple con sus expectativas de obtener una rentabilidad del 12%, una forma elegante de decir que se van con el rabo entre las piernas ya que necesitan imperiosamente reducir tamaño.

Otro ejemplo es CataluñaCaixa, intervenida por el FROB donde ha enterrado 12.000 millones y no encuentra comprador que endosarle el muerto. Decisión del FROB para zanjar el tema: segregar la cartera de hipotecas donde la mitad son morosas y la otra mitad están refinanciadas por lo que el precio de venta solo interesa a los fondos buitres y las compañías de recuperación de deudas. Para terminar, recordar que el dinero en el banco peligra.

Un par de enlaces que le vienen al pelo a este post:

Este vídeo que tiene por título La crisis en clave de humor, es una interesante entrevista televisiva que parodia como el mercado financiero especula con el dinero de los depositantes.

Este otro vídeo editado por el Movimiento LaRouche tiene por título: Arquitectura Financiera Imperial: nuevo sistema, nuevo objetivo. Nos anuncia que un nuevo sistema financiero está en marcha y desplaza a los Estados al haber sido superados por el poder de la banca.

Fuente: Ataque al Poder

1 comentario para Que no te cuenten cuentos: La banca española ha muerto

  • Carlos

    Estimados Economía Zero:

    Acabo de ver el video que recomendais «Arquitectura Financiera Imperial nuevo sistema, mismo objetivo» y es un resumen que va en la linea adecuada pero da la impresion de que todo empieza en 2008. pero la situacion es aun mucho mas grave.

    Os escribo para daros a conocer el documental «The secret of OZ» que trata del abuso de las familias bancarias internacionales (Rothschild, Morgan, Rockefeller, etc.) sobre el control del sistema monetario a través del US FRB (Federal Reserve Bank), FMI y Banco Mundial.

    «The secret of OZ» de 2009 es la sequela del primero que realizo William Still (ex-editor del periódico USA Today) «The Money Masters» en 1996. Ambos galardonados internacionalmente y en donde se explica muy claramente que esta crisis que vivimos no es algo nuevo. Ya ocurrió en multitud de ocasiones antes y durante el nacimiento de los Estados Unidos, y propone unas medidas muy claras y simples de implementar.

    Aqui os dejo ambos documentales (con subtitulos en español):

    El secreto de Oz (en español) – The Money Masters sequel:
    xxxxxxxxxxxxxxxxxxx

    The Money Masters (en español):
    xxxxxxxxxxxxxxxxxxx
    Este documental es bastante largo (3.5 horas) por lo que recomiendo al menos ver desde el minuto 14.12 hasta el 33.45. El resto se explica bien el «El secreto de Oz».

    Un cordial saludo.

    Carlos Pastor

MUY IMPORTANTE: Si vas a realizar una consulta debes leer antes toda la información de la página CONSULTAS.

La moderación de comentarios está activada, por lo que tu comentario NO aparecerá hasta que te respondamos.


Deja un comentario

Puedes usar estas etiquetas HTML

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>