Basta ya de represión policial contra los ciudadanos

Basta ya de represión policial contra los ciudadanos

Una persona se suicida la mañana antes de ser desahuciada, en las subsecuentes protestas ante las entidades bancarias que están tras los desahucios hay ciudadanos detenidos.

Otra persona acude a una manifestación en contra de los recortes que nos ponen al borde de la pobreza. Unos policías infiltrados inician disturbios que acaban en carga policial con disparos de bolas de goma. Una persona es impactada por una y como consecuencia pierde un ojo.

Un periodista cubre la noticia de una huelga general en contra de la política del gobierno en el poder. En mitad del recorrido se inician disturbios que acaban con cargas policiales indiscriminadas. El periodista graba con su cámara una detención. Los antidisturbios, sin placa identificativa, se le aproximan y golpean la cámara inutilizándola. Además le advierten que se vaya si no quiere “problemas”.

Una niña activista de 14 años que defiende el derecho a la educación para las niñas es tiroteada en oriente medio.

Activistas por los Derechos Animales son detenidos en el Estado español por realizar activismo de investigación en el seno de la industria de la piel de visón. El juez instructor, rompiendo el secreto de sumario, concede una entrevista a los medios acusándoles de “ecoterroristas”.

El listado represivo podría seguir. Todos y todas conocemos historias que podrían sumarse a estas. Muchos las hemos sufrido en nuestras propias carnes.

Estamos ante la etapa más oscurantista de nuestra democracia. Los derechos civiles están siendo coartados. La libre opinión castigada con el despido. El activismo disidente calificado de “ultraizquierda” cuando no de “terrorismo”.

Basta.

Pongamos nuestras experiencias encima de la mesa. Analicemos nuestras posibilidades. Coordinemos respuestas ante la represión. Unamos fuerzas.

No es tiempo de fijarse en nuestras diferencias, sino de centrarse en lo que nos une.

El Congreso Internacional Contra la Represión puede ser el inicio. Por algún sitio había que comenzar. Y este nos parece un buen inicio.

Por los derechos civiles. Por la libertad de expresión e información. Por una sociedad mejor.

Juntos. Unidos y, sobre todo, con la cabeza bien alta.

Fuente: Congreso contra la represión

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *