TOTAL RECUPERADO

4.739.415,24 €

Hucha de reclamaciones de EZ

Caixabank pierde la apelación interpuesta, por un contrato de tarjeta Visa Gold, contra un usuario de EZ

Caixabank pierde la apelación interpuesta, por un contrato de tarjeta Visa Gold, contra un usuario de EZ

La Audiencia Provincial de A Coruña ratifica lo expuesto por el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción Nº 2 de Padrón y declara la nulidad por usurario del contrato de tarjeta Visa Gold suscrito por un usuario de EZ con la entidad Caixabank S.A.

Dña. Azucena Natalia Rodríguez Picallo, abogada colaboradora de Economía Zero, ha sido la encargada de llevar a cabo el presente caso.

Como se aprecia en la Sentencia de Primera Instancia, el contrato pactado entre las partes contenía un tipo de interés del 28,32 %, siendo la TAE media de las operaciones de crédito al consumo, en esa fecha, del 8,08 % en España.

Ante lo expuesto, cabe concluir que el tipo remuneratorio establecido es usurario y, por tanto, nulo.

Por lo expuesto, se desestima el recurso de apelación interpuesto por Caixabank S.A., confirmando la sentencia de fecha 21 de mayo de 2019 del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción Nº 2 de Padrón y, en consecuencia, se declara la nulidad del contrato de tarjeta Visa Gold suscrito por las partes por usura, condenado a la entidad demandada a la restitución a la actora de la suma de las cantidades percibidas en la vida del crédito que excedan del capital prestado, más los intereses legales devengados y las costas procesales de primera instancia.

Igualmente, se imponen a la parte apelante las costas del recurso.

!!! RECLAMA CON ECONOMÍA ZERO LA NULIDAD DE TU TARJETA DE CAIXABANK Y NO DEJES QUE SE QUEDEN CON TU DINERO !!!

Si tienes o has tenido una tarjeta de Caixabank, Wizink, Cetelem o cualquier otra entidad, o un préstamo de Zaplo, Creditea, Vivus… es probable que te hayan aplicado intereses usurarios.

Entra en nuestro artículo Cómo anular los contratos de las tarjetas de crédito y préstamos “revolving” para saber qué tienes que hacer para recuperar tu dinero.

Si quieres resolver tus dudas y recibir asesoramiento personalizado, ponte en contacto con nosotros, estudiaremos tu caso de manera totalmente gratuita para que recuperes tu dinero


AUDIENCIA PROVINCIAL DE A CORUÑA SECCIÓN SEXTA

SANTIAGO DE COMPOSTELA

Rollo: RECURSO DE APELACIÓN (LECN) 302/2019

Ilmos. Sres. Magistrados:

D. XXXXXX – PRESIDENTE – 
D. XXXXXX
D. XXXXXX

SENTENCIA NÚM. 70/20

En SANTIAGO DE COMPOSTELA, a treinta y uno de marzo de dos mil veinte.

VISTO en grado de apelación ante esta Sección 006, de la Audiencia Provincial de A CORUÑA, los Autos de ORDINARIO CONTRATACIÓN – 249.1.5 203/2018, procedentes del XDO. 1A. INST. E INSTRUCCIÓN Nº 2 de PADRÓN, a los que ha correspondido el Rollo RECURSO DE APELACIÓN (LECN) 302/2019, en los que aparece como parte apelante, CAIXABANK SA, representado por el Procurador de los tribunales, D. XXXXXX, asistido por el Abogado D. XXXXXX, y como parte apelada, D. XXXXXX, representado por el Procurador de los tribunales, Sra. XXXXXXX, asistido por el Abogado Dª AZUCENA NATALIA RODRIGUEZ PICALLO; siendo el Magistrado Ponente el Ilmo. D. XXXXXX, quien expresa el parecer de la Sala en los siguientes Antecedentes de Hecho, Fundamentos de Derecho y Fallo.

ANTECEDENTES DE HECHO

PRIMERO.- Seguido el juicio por sus trámites legales ante el XDO. 1A. INST. E INSTRUCCIÓN Nº 2 de PADRÓN, por el mismo se dictó sentencia con fecha 21/5/19, cuyo Fallo es del tenor literal siguiente:

“Que ESTIMO la demanda interpuesta por D. XXXXXX contra CAIXABANK, SA; y, en su consecuencia, DECLARO la nulidad por usura del contrato de productos y servicios (tarjeta “Visa Gold”) núm. XXXXXX suscrito por D. XXXXXX el día 1 de Julio de 2004; y CONDENO a CAIXABANK, SA, A RESTITUIR A D. XXXXXX la suma de las cantidades percibidas en la vida del crédito que excedan del capital prestado al mismo, más los intereses legales devengados sobre dichas cantidades desde el pasado día 2 de septiembre de 2018 hasta la fecha de la presente resolución.

CONDENO a CAIXABANK, SA, al pago de las costas procesales causadas en esta instancia”.

SEGUNDO.Notificada dicha resolución a las partes, por CAIXABANK SA se interpuso recurso de apelación, que fue admitido y cumplidos los trámites correspondientes, se remitieron los autos originales del juicio a este Tribunal donde han comparecido los litigantes, sustanciándose el recurso en la forma legalmente establecida, y señalándose para la deliberación, votación y fallo, el pasado día tres de marzo de dos mil veinte, en que ha tenido lugar lo acordado.

TERCERO.– En la tramitación de este procedimiento se han observado las prescripciones legales.

FUNDAMENTOS DE DERECHO

Se comparten los de la sentencia apelada,

PRIMERO.- La sentencia de primera instancia estimó la demanda interpuesta por D. XXXXXX y declaró la nulidad del contrato de productos y servicios (tarjeta Visa Gold) suscrito por el demandante el 1 de julio de 2004 condenando a la demandada a restituir las cantidades percibidas durante la vida del crédito que excedan del capital prestado más los intereses legales.

La entidad demandada ha apelado dicha decisión alegando que la sentencia vulnera el artículo 1 de la Ley de Represión de la Usura y la doctrina que lo interpreta porque el término de comparación que ha de emplearse para calificar los intereses como usuarios no es el interés medio de las operaciones de crédito al consumo sino el específico de los denominados contratos de crédito revolving.

También ha alegado que la sentencia infringe lo establecido en el artículo 219 LEC sobre la reserva de liquidación para la fase de ejecución de sentencia.

Por último y con carácter subsidiario, entiende que no procede la declaración de nulidad por abusiva de la cláusula relativa a los intereses remuneratorios al ser la cláusula clara y comprensible.

Por su parte, el apelado se ha opuesto a la estimación del recurso y ha solicitado la confirmación de la resolución apelada.

SEGUNDO.- En vista de los términos del recurso de apelación la única cuestión de fondo discutida se refiere al tipo de interés que ha de tomarse como referencia para determinar si el interés remuneratorio pactado es o no usurario.

En este sentido, debe recordarse que, con arreglo a lo establecido en el artículo 465.5 LEC, la sentencia que se dicte en apelación deberá pronunciarse exclusivamente sobre los puntos y cuestiones planteados en el recurso y, en su caso, en los escritos de oposición o impugnación.

Sobre dicha cuestión este tribunal ya se ha pronunciado en ocasiones anteriores, haciéndonos eco de la sentencia del Tribunal Supremo de fecha 25 de noviembre de 2015.

Así, en nuestra sentencia de fecha 28 de junio de 2019 decíamos que:

“La STS 628/2015 de 25 de noviembre, que examinó expresamente la cuestión que nos ocupa, dijo que: «El interés con el que ha de realizarse la comparación es el «normal del dinero». No se trata, por tanto, de compararlo con el interés legal del dinero, sino con el interés «normal o habitual, en concurrencia con las circunstancias del caso y la libertad existente en esta materia» (sentencia núm. 869/2001, de 2 de octubre).

Jurisprudencia citada a favor STS, Sala de lo Civil, Sección: 1ª, 02/10/2001 (rec. 1961/1996) Ley de Represión de la Usura: El interés con el que ha de realizarse la comparación es el normal del dinero.

Para establecer lo que se considera «interés normal» puede acudirse a las estadísticas que publica el Banco de España, tomando como base la información que mensualmente tienen que facilitarle las entidades de crédito sobre los tipos de interés que aplican a diversas modalidades de operaciones activas y pasivas (créditos y préstamos personales hasta un año y hasta tres años, hipotecarios a más de tres años, cuentas corrientes, cuentas de ahorro, cesiones temporales, etc.).

Esa obligación informativa de las entidades tiene su origen en el artículo 5.1 de los Estatutos del Sistema Europeo de Bancos Centrales y del Banco Central Europeo (BCE), que recoge la obligación de este último, asistido por los bancos centrales nacionales, de recopilar la información estadística necesaria través de los agentes económicos.

Para ello, el BCE adoptó el Reglamento (CE) nº 63/2002, de 20 de diciembre de 2001, sobre estadísticas de los tipos de interés que las instituciones financieras monetarias aplican a los depósitos y a los préstamos frente a los hogares y a las sociedades no financieras; y a partir de ahí, el Banco de España, a través de su Circular 4/2002, de 25 de junio, dio el obligado cumplimiento al contenido del Reglamento, con objeto de poder obtener de las entidades de crédito la información solicitada».

Por su parte la reciente sentencia del Tribunal Supremo de fecha 4 de marzo de 2020 dice sobre esta cuestión que:

Para determinar la referencia que ha de utilizarse como «interés normal del dinero» para realizar la comparación con el interés cuestionado en el litigio y valorar si el mismo es usurario, debe utilizarse el tipo medio de interés, en el momento de celebración del contrato, correspondiente a la categoría a la que corresponda la operación crediticia cuestionada.

Y si existen categorías más específicas dentro de otras más amplias (como sucede actualmente con la de tarjetas de crédito y revolving, dentro de la categoría más amplia de operaciones de crédito al consumo), deberá utilizarse esa categoría más específica, con la que la operación crediticia cuestionada presenta más coincidencias (duración del crédito, importe, finalidad, medios a través de los cuáles el deudor puede disponer del crédito, garantías, facilidad de reclamación en caso de impago, etc.), pues esos rasgos comunes son determinantes del precio del crédito, esto es, de la TAE del interés remuneratorio.

A estos efectos, es significativo que actualmente el Banco de España, para calcular el tipo medio ponderado de las operaciones de crédito al consumo, no tenga en cuenta el de las tarjetas de crédito y revolving, que se encuentra en un apartado específico”.

De ello se extraen dos conclusiones importantes: la primera, es que debe emplearse el tipo medio de interés en el momento de celebración del contrato y la segunda, es que si la operación crediticia tiene encaje en distintas categorías, deberá utilizarse el tipo medio correspondiente a la categoría más específica, siempre y cuando exista dicha categoría en el momento de celebración del contrato.

En el supuesto de autos, se cuestiona por la parte apelante que no se haya acudido al tipo medio correspondiente a la categoría específica de los créditos revolving, en vez de a la categoría genérica de operaciones de crédito al consumo.

Sin embargo, no tiene en cuenta el apelante que el contrato se celebró en el año 2004 y ese año el Banco de España, a diferencia de lo que ocurre en la actualidad, no publicaba en las estadísticas oficiales el tipo medio aplicado a las operaciones de crédito mediante tarjetas de crédito y revolving y de hecho, en el recurso de apelación ni siquiera se indica cuál era ese tipo medio en el año 2004.

En base a ello, la solución de la juzgadora de instancia de acudir a la categoría correspondiente a las operaciones de crédito al consumo ha sido correcta en el supuesto de autos, lo cual ha de conllevar el rechazo de la apelación en este punto.

TERCERO.- En el segundo motivo de apelación se denuncia la infracción del artículo 219 LEC porque, según la apelante, la acción constituye un ejercicio inadmisible de reserva de liquidación para fase de ejecución cuando la parte disponía de medios documentales para poder fijarla.

El artículo 219 LEC establece que: Cuando se reclame en juicio el pago de una cantidad de dinero determinada o de frutos, rentas, utilidades o productos de cualquier clase, no podrá limitarse la demanda a pretender una sentencia meramente declarativa del derecho a percibirlos, sino que deberá solicitarse también la condena a su pago, cuantificando exactamente su importe, sin que pueda solicitarse su determinación en ejecución de sentencia, o fijando claramente las bases con arreglo a las cuales se deba efectuar la liquidación, de forma que ésta consista en una pura operación aritmética.

En los casos a que se refiere el apartado anterior, la sentencia de condena establecerá el importe exacto de las cantidades respectivas, o fijará con claridad y precisión las bases para su liquidación, que deberá consistir en una simple operación aritmética que se efectuará en la ejecución”.

Por su parte, el Tribunal Supremo en su sentencia de fecha 29 de junio de 2018 ha establecido: “Que esa determinación no consista meramente en una operación aritmética no impide que pueda dictarse esa sentencia con reserva de liquidación. La sentencia 993/2011, de 16 de enero de 2012, declaró que el contenido de los arts. 209.4.º y 219 de la Ley de Enjuiciamiento Civil debe ser matizado.

Dijimos en aquella sentencia que el propio art. 209.4.º se refiere a «en su caso» y en cuanto a la disposición sobre sentencias con reserva de liquidación del art. 219 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, la Exposición de Motivos afirma «que se procura restringir a los casos en que sea imprescindible», lo que no cabe identificar de modo absoluto con los supuestos de sencilla operación aritmética.

Esta interpretación de tales preceptos legales, que impide la identificación de la reserva de liquidación en ejecución de sentencia con los supuestos de sencilla operación aritmética, ha sido reiterada en posteriores sentencias, como las 431/2012, de 11 de julio, y 794/2012, de 13 de enero de 2013.

7.- Tampoco es obstáculo que impida la reserva de liquidación a ejecución de sentencia el hecho de que la cuantificación de la condena necesite de una prueba pericial, puesto que así lo hemos acordado en la sentencia 102/2015, de 10 de marzo, o que pueda revestir una cierta complejidad, como fue el caso de la sentencia 403/2016, de 15 de junio.

8.- Sentado lo anterior, es necesario respetar en el seno del recurso extraordinario un cierto grado de discrecionalidad en los órganos de instancia, que son los competentes para ponderar si, en aplicación de los criterios orientadores fijados en la sentencia 993/2011, de 16 de enero de 2012, es más adecuado dejar la fijación del importe líquido de la condena a un incidente contradictorio en ejecución de sentencia, para lo que la Ley de Enjuiciamiento Civil contiene previsiones que permiten desarrollarlo con suficientes garantías, o a un proceso posterior”.

En el supuesto de autos, la sentencia de instancia condena a CAIXABANK a restituir al demandante la suma de las cantidades percibidas en la vida del crédito que excedan del capital prestado al mismo, más los intereses legales.

Por tanto, nos encontramos ante una sentencia con reserva de liquidación que no vulnera lo establecido en el artículo 219 LEC ni la doctrina jurisprudencial que lo interpreta pues resulta sumamente sencillo en un incidente contradictorio de ejecución de sentencia acreditar las cantidades abonadas a la entidad demandada y de dicha suma restar el importe del capital prestado.

CUARTO.- Las costas del recurso, que se desestima, se imponen a la parte recurrente (artículo 398 de la LEC).

Por todo lo expuesto, vistos los preceptos legales citados, sus concordantes y demás de general y pertinente aplicación, de conformidad con el artículo 117 de la Constitución en nombre de S.M. el Rey, por la autoridad conferida por el Pueblo español.

FALLO

Se desestima el recurso de apelación interpuesto por el procurador D. XXXXXX en nombre y representación de CAIXABANK, S.A., y se confirma la sentencia de fecha 21 de mayo de 2019 del Juzgado de 1ª Instancia e Instrucción nº 2 de Padrón, dictada en el juicio ordinario número 203/2018.

Se imponen a la parte apelante las costas del recurso.

Notifíquese esta resolución, en legal forma, a las partes haciéndoles saber, conforme preceptúa el artículo 248-4º de la Ley Orgánica del Poder Judicial, que contra ella cabe recurso de casación por interés casacional que deberá ser interpuesto ante esta Sección en el plazo de 20 días desde la notificación de la sentencia.

Debiendo ingresar, en concepto de depósito para recurrir, la cantidad de 50,00 €, aportando resguardo de ingreso en la cuenta de consignaciones de este Tribunal, aperturada en BANCO SANTANDER nº XXXXXX clave de ingreso XXXXXX (siendo N y A el nº y año de procedimiento); sin cuyo requisito no será admitido a trámite el recurso.

Dentro del plazo legal, devuélvanse las actuaciones originales con testimonio de la presente resolución al Juzgado de procedencia, para su ejecución y cumplimiento.

Así por esta nuestra sentencia de la que se pondrá certificación literal en el Rollo de Sala de su razón, incluyéndose el original en el Libro de Sentencias, definitivamente juzgando en esta instancia, lo pronunciamos, mandamos y firmamos.

PUBLICACIÓN.- Dada y pronunciada fue la anterior Sentencia por los Ilmos. Sres. Magistrados que la firman y leída por el/la Ilmo. Magistrado Ponente en el mismo día de su fecha, de lo que yo el/la Letrado de la Administración de Justicia certifico.

MUY IMPORTANTE: Si vas a realizar una consulta debes leer antes toda la información de la página CONSULTAS.

La moderación de comentarios está activada, por lo que tu comentario NO aparecerá hasta que te respondamos.


Deja un comentario

Puedes usar estas etiquetas HTML

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>