TOTAL RECUPERADO

3.555.342,73 €

Hucha de reclamaciones de EZ

Banco Santander pierde recurso contra la sentencia que lo condenaba a devolver 20.515,27 € por comisiones por devolución y descubierto

Banco Santander pierde recurso contra la sentencia que lo condenaba a devolver 20.515, 27 € por comisiones por devolución y descubierto

La Audiencia Provincial Civil de Madrid considera que el cobro de comisiones por devolución y descubierto requiere que éstas hayan sido pactadas, obedezcan a un servicio prestado por la entidad y que este servicio haya sido aceptado o solicitado por el cliente.

Señala no obstante, que aunque se cumpla lo anterior, para que el cobro de comisiones sea procedente, éstas deben responder a un servicio efectivamente prestado. Y que para que el servicio se entienda efectivamente prestado, es indispensable que éste responda una gestión o actividad real y contrastada.

También dice la Sentencia que es obvio que esa actividad, que debe ser real y contrastada, no puede tratarse de una actividad que ya figure implícitamente dentro del propio contrato, puesto que entonces deberá ser remunerada con el interés, por lo que el cobro de la comisión supondría cobrar dos veces por el mismo servicio.

Quedando demostrado que la entidad no realizaba gestiones de cobro encaminadas a hacer efectivo el descubierto o reclamar la devolución de efectos, limitándose a realizar el correspondiente cargo en la cuenta del demandante de forma automática, sin realizar notificación ni requerimiento alguno.

Entiende la Audiencia que las entidades de crédito que acceden a conceder a sus clientes un crédito de descubierto, ya les cobran unas importantes sumas de dinero mediante la aplicación de unos elevados tipos de interés, por lo que existe una coincidencia clara con lo que se pretende retribuir mediante la aplicación de las comisiones por descubierto, lo que produce una doble remuneración para un mismo servicio, que no resulta admisible, además de que la normativa vigente establece un tipo de interés para esos casos, y no la aplicación de una comisión.

La Sentencia, desestima el recurso de apelación interpuesto por el Banco Santander, y le condena a la devolución de 20.515, 27 € cobrados en concepto de comisiones por devolución y descubierto.

!!!! DEMANDA A TU ENTIDAD EN EL JUZGADO CON ECONOMÍA ZERO !!!!

Visita nuestro artículo Cómo presentar demanda Judicial por comisiones por devolución, descubierto, deuda vencida, etc. para conocer cómo funciona nuestra gestión de las demandas por el cobro indebido de comisiones por devolución y descubierto, además de otras comisiones similares.


SENTENCIA

 

Recurso de Apelación núm. 181/2015

Ponente: IIlmo. Sr. D XXXXXXX

Audiencia Provincial Civil de Madrid

Sección Duodécima

C/ Ferraz, 41 , Planta 3 – 28008

Recurso de Apelación 181/2015

O. Judicial Origen: Juzgado de 1ª Instancia nº 2 de Madrid

Autos de Procedimiento Ordinario 1751/2012

DEMANDANTE/APELADO: XXXXXXX

PROCURADOR: XXXXXXX

DEMANDADO/APELANTE: BANCO SANTANDER, S.A.

PROCURADOR: XXXXXXX

PONENTE ILM. SR. D. XXXXXXX

SENTENCIA Nº 412

ILMOS. SRES. MAGISTRADOS: XXXXXXX, XXXXXXX y XXXXXXX

 

En Madrid, a veinticinco de noviembre de dos mil quince.

La Sección Duodécima de la Ilma. Audiencia Provincial de esta Capital, constituida por los Sres. que al margen se expresan, ha visto en trámite de apelación los presentes autos civiles de Procedimiento Ordinario 1751/2012 seguidos en el Juzgado de 1ª Instancia nº 2 de Madrid, a los que ha correspondido el rollo 181/2015, en los que aparece como parte demandante-apelada XXXXXXX representada por la Procuradora Dª XXXXXXX, y como demandada-apelante BANCO SANTANDER S.A. representada por el Procurador D. XXXXXXX.

VISTO, siendo Magistrado Ponente D. XXXXXXX

ANTECEDENTES DE HECHO

PRIMERO.– Se aceptan y se dan por reproducidos en lo esencial, los antecedentes de hecho de la Sentencia recurrida en cuanto se relacionan con la misma.

SEGUNDO.– Por el Juzgado de 1ª Instancia nº 2 de Madrid se dictó Sentencia de fecha 3 de octubre de 2014, cuyo fallo es del tenor siguiente:

«Que estimando la demanda promovida por XXXXXXX, representada por el procurador Dª XXXXXXX y asistidas por el letrado D. XXXXXXX contra BANCO SANTANDER S.A., representados por el procurador D. XXXXXXX y asistido por el letrado D. XXXXXXX debo condenar y condeno al demandado a que pague al actor la cantidad de 20.515,27 euros, más intereses legales desde la fecha de la interpelación judicial y costas causadas.»

Notificada dicha resolución a las partes, por BANCO SANTANDER S.A. se interpuso recurso de apelación alegando cuanto estimó oportuno. Admitido el recurso se dio traslado a la parte contraria que se opuso, y, en su virtud, previos los oportunos emplazamientos, se remitieron las actuaciones a esta Sección ante la que han comparecido los litigantes, sustanciándose el recurso por sus trámites legales y señalándose para la deliberación, votación y fallo del mismo el día 11 de noviembre de 2015, en que ha tenido lugar lo acordado.

TERCERO.– En la tramitación de este procedimiento se han observado las prescripciones legales.

FUNDAMENTOS DE DERECHO

PRIMERO

.- Indica la actora en su demanda que Banco Santander ha venido cobrando comisiones por devolución y por descubierto por un importe total de 20.515, 27 €.

Considera que el cargo de dichas comisiones es improcedente. Con respecto a la comisión por devolución, al descontar y negociar los efectos comerciales percibe una comisión de descuento o negociación, y sin embargo también ha cobrado comisión por devolución de los efectos impagados.

Con respecto a la comisión por descubierto, señala que la demandada la ha percibido, aunque también ha percibido interés de demora por ese mismo descubierto.

La parte demandada se opuso alegando, entre otras cuestiones, que para que proceda el cobro de comisiones es preciso que la comisión haya sido pactada, obedezca a un servicio prestado y que dicho servicio haya sido aceptado o solicitado por el cliente.

Alegó que en las pólizas de crédito personal se pacta la comisión de exceso y en la pólizas de descuento se pacta el pago de la comisión de devolución.

Indica que en la comisión por devolución de efectos, cuando se produce la devolución, se llevan a cabo todas las operaciones precisas para que el efecto no se perjudique, informa al cliente del impago y liquida el efecto impagado, realiza los apuntes correspondientes en la cuenta del cliente y devuelve a éste el efecto impagado.

Sentencia que se recurre estimó la demanda.

SEGUNDO

Se aceptan y se dan por reproducidos los fundamentos de la resolución recurrida, salvo en aquello en que queden contradichos por los fundamentos de la presente resolución.

TERCERO

Alega la parte demandada en su recurso que cuando se realiza una operación de descuento, ninguna cantidad que cobre el banco puede cubrir los servicios que preste en caso de devolución del efecto, dado que esta devolución no se ha producido.

Señala que cuando descuenta un efecto, si el efecto resulta impagado, realiza las actuaciones necesarias para que el efecto no se perjudique, liquida el efecto, realiza los apuntes de adeudo, devuelve al cliente el efecto, paga la comisión interbancaria y, en su caso, incluye el efecto en el RAI.

Tales alegaciones deben ser desestimadas.

CUARTO

La cuestión planteada ya ha sido resuelta por esta Sala en Sentencia de 19 de abril de 2005.

El contrato de descuento, en esencia y en lo que aquí nos concierne, es aquél contrato en el que una de las partes, normalmente una entidad bancaria, contra la entrega de documentos que acreditan la existencia de un crédito, anticipa el importe del crédito documentado, haciéndose pago del mismo mediante el cobro del correspondiente crédito, o en caso de impago, mediante el cargo en cuenta del importe impagado y el devengo de los correspondientes intereses pactados para tal efecto.

Para que proceda el cobro de comisiones por descubierto, será preciso que la entidad bancaria haya realizado alguna actividad no inherente a la póliza de descuento, ya que toda actividad comprendida en la relación jurídica propia del descuento queda remunerada a través del interés estipulado, que es la remuneración por los servicios prestados por la entidad bancaria en el contrato de descuento.

No se trata de que el interés sea incompatible con la percepción de comisiones, pero, y en esto está conforme la propia recurrente, para que sea procedente el cobro de comisiones, aparte de estar pactadas y responder a un servicio solicitado por el cliente, deben responder a un servicio efectivamente prestado.

Sin embargo, para que el servicio se entienda efectivamente prestado, será preciso que el mismo responda una gestión o actividad real y contrastada, y obviamente que no se trate de una actividad que esté implícita dentro del propio contrato, ya que de ser así dicha actividad vendrá remunerada con el interés, o en general con el precio estipulado en el contrato, de tal manera que, en tal supuesto, el cobro de la comisión supondría duplicar el precio del mismo servicio.

Indicábamos en la sentencia de 19 de abril de 2005 a que anteriormente se hacía alusión:

«Como se observa en la SAP Barcelona de 5 marzo 2004, el problema no ha recibido una respuesta unánime en la jurisprudencia menor, si bien la opinión mayoritaria es inclina por considerar que las comisiones por devolución no pueden quedar amparadas en el principio de libertad contractual consagrado en el art. 1255 CC (LEG 1889, 27), porque carecen de causa que las justifique ex. art. 1274 y 1275 CC, ya que, como señala la SAP Sevilla 7 mayo 2001, con cita de las SSAAPP, Córdoba de 15/9/99, Jaén de 25/3/99, Cádiz de 28/4/99 y 30/6/99 y Madrid de 10/5/2000, el mero hecho de comunicar por el Banco al descontatario el impago del efecto no es un nuevo servicio ajeno al propio contrato de descuento y cobro de efectos, que ya tiene su justa retribución en las comisiones de gestión o de cobro, así como en el importante tipo de interés del propio descuento.

El servicio que se presta por la entidad bancaria es el de la presentación al cobro de efectos, y ese ya ha sido remunerado, sin que la simple operación material de devolverlo suponga un nuevo servicio, ya que forma parte integrante de la gestión de cobro, según se razona en aquélla. En el mismo sentido se manifiesta la SAP Almería 9 septiembre 2002, por lo que procede reintegrar el importe de la comisión al haberlo cobrado indebidamente.»

La aplicación de dicha doctrina al presente supuesto lleva a desestimar tal aspecto del recurso, ya que la devolución de efectos no consta que haya entrañado ninguna actividad que no sea inherente al propio descuento y por ello ya contemplada y remunerada mediante el interés que se estipula para el descuento.

QUINTO

Es más, si bien la indicado ya llevaría desestima el recurso, cabe añadir, por un lado, que en las pólizas no consta cual será la comisión a aplicar en tal caso, y por otro lado que si bien en la cláusula cuarta de las condiciones generales de ambas pólizas (documentos 5 y 6 de la contestación, folios 241 y siguientes), se hace referencia al cobro de comisiones por devolución de los efectos, sin embargo también en ambas pólizas se hace referencia a que la entidad bancaria:

«no asume la gestión de cobro de los documentos, consecuentemente, en la fecha de vencimiento designada para cada uno de los anticipos, el banco adeudará al acreditado el importe del anticipo efectuado, sin necesidad de previa notificación ni requerimiento, mediante el cargo en la cuenta que tenga indicada el acreditado o en cualquier otra cuenta o depósito de que el acreditado fuera titular en el banco, salvo el caso excepcional que sólo podrá darse una sola vez, en que el banco hubiera accedido a la prórroga o refinanciación del crédito mediante la concesión de un nuevo plazo…» (folios 243 y 246).

De tal cláusula se desprende que la demandada no realizaba gestiones de cobro encaminadas a hacer efectivo el efecto o efectos descontados, de tal manera que si el efecto descontado no era abonado en la fecha de su vencimiento la demandada, simplemente, se limitaba a realizar el correspondiente cargo en la cuenta del demandante, sin necesidad de efectuar notificación ni requerimiento, lo cual incide en la conclusión de que no ha existido actuación de la demandada que, por no ser inherente al propio descuento, pueda y deba ser remunerada a través de la correspondiente comisión.

En lo que se refiere a la inclusión en el RAI, cabe añadir además que el hecho de que se incluyan dicho registro, encaminado a acreditar impagos con la finalidad de que sirvan de referencia para la concesión de créditos por parte de las entidades bancarias y financieras, obviamente se trata de un servicio que no tiene por qué abonar ni costear el hoy demandante, ya que no se realiza en su beneficio, sino en beneficio de las propias entidades financieras en general.

SEXTO

Con respecto a las comisiones por descubierto, indica la demandada en su recurso que las comisiones pactadas obedecen a servicios realmente prestados.

En los contratos, indica, se hace constar que si la demandante solicita un exceso en la cuenta de crédito, la petición conllevaría el pago de la comisión por exceso, la cual retribuye el estudio que el recurrente debía realizar de la petición de la actora.

Señala que la sentencia recurrida indica que la entidad bancaria no acredita la realización de dicho estudio, si bien la razón de ello es que en la mayoría de las ocasiones dicho estudio no se documenta.

Tales alegaciones deben ser desestimadas.

SÉPTIMO

Igualmente esta Sala ya se ha pronunciado anteriormente sobre tal tipo de comisiones bancarias por descubierto.

Indicamos en la sentencia de esta sala de 3 de mayo de 2011 :

«Así pues, respecto a la procedencia del cobro de comisiones de descubierto en cuenta corriente éstas serían procedentes junto con intereses de demora, pues no cabe confundir un concepto con otro, y el Banco de España admite el cobro de ambos conceptos, como se deduce del contenido de la Memoria del Servicio de Reclamaciones de 2007.

Ahora bien, los intereses de demora o más propiamente «intereses de descubierto» remuneran los daños y perjuicios pero la comisión de descubierto, no es eso lo que remunera, sino un servicio nuevo que se presta por parte del Banco al cliente deudor, pues, en definitiva, se admite un nuevo crédito al cliente en forma de descubierto en su cuenta, lo cual determina que el Banco se vea obligado a realizar un especial análisis a fin de permitir o no dicho crédito excepcional que ha de ser remunerado, si bien el criterio mayoritario en el sentir jurisprudencial entiende que el interés en cuestión tiene por objeto indemnizar al Banco por los daños y perjuicios derivados por la concesión de ese crédito en descubierto, siendo ello la razón de que se pacten tipos muy superiores a los de los intereses remuneratorios de los créditos ordinarios (…)

Pese a lo argumentado en el recurso lo cierto es no acredita la apelante la efectiva realización de servicio adicional alguno inherente a la situación de descubierto, más allá de la explicación tipo de que la situación de descubierto requiere el análisis de las circunstancias en virtud de las cuales se produce el mismo y de las operaciones que lo genera, así como de la previsible duración de la situación con comprobación de la solvencia del cliente, actuación que en sí debería dejar algún rastro documental que se ha obviado aportar a las actuaciones, y lo cierto es que cuando las Entidades de crédito acceden a conceder a sus clientes un crédito de descubierto, les cobran importantes sumas de dinero como contraprestación a ello, mediante la aplicación de importantes tipos de interés, muy superiores a los que se cobran por los préstamos ordinarios, lo cual evidencia que la razón de ser de estos importantes tipos de interés es porque con los mismos, además de remunerarse por el dinero prestado, se indemniza al Banco por la especial situación que se crea por el descubierto, pues han de realizarse mayores apuntes, se corre mayor riesgo, es decir existe coincidencia con lo que pretende retribuir la comisión por descubierto, por lo que de admitirse la postura de la entidad bancaria, se produciría una doble remuneración para un mismo servicio, lo cual no resulta admisible, por vulnerar tanto el derecho civil común, como la normativa sectorial bancaria, conforme a la cual la contraprestación a favor del Banco, en los préstamos, se establece un tipo de interés, no una comisión

La aplicación de la referida doctrina al supuesto presente lleva a desestimar tal aspecto del recurso. El propio recurrente reconoce que no existe prueba que acredite que cuando existía un exceso de disposición en la cuenta corriente la entidad bancaria, aparte de cargar los correspondientes intereses pactados, haya realizado alguna otra actuación complementaria que justifique el cobro de comisiones.

OCTAVO

Siendo la presente resolución desestimatoria del recurso interpuesto, con arreglo al artículo 394, relación con el artículo 398.1, ambos de la Ley de Enjuiciamiento Civil (RCL 2000, 34 , 962 y RCL 2001, 1892), procede imponer al recurrente el pago de las costas causadas en este recurso.

Vistos los artículos citados y demás de general y pertinente aplicación

FALLAMOS

Que DESESTIMANDO el recurso de apelación interpuesto por BANCO SANTANDER S.A. contra la sentencia de fecha 3 de octubre de 2014 dictada en autos de Procedimiento Ordinario 1751/2012 del Juzgado de Primera Instancia nº 2 de Madrid en los que fue demandante XXXXXXX, DEBEMOS CONFIRMAR Y CONFIRMAMOS la referida resolución, imponiendo al recurrente el pago de las costas causadas en esta alzada.

La desestimación del recurso determina la pérdida del depósito constituido, de conformidad con lo establecido en la Disposición Adicional 15ª de la Ley Orgánica 6/1985 de 1 de julio (RCL 1985, 1578 y 2635), del Poder Judicial, introducida por la Ley Orgánica 1/2009, de 3 de noviembre (RCL 2009, 2089), complementaria de la ley de reforma de la legislación procesal para la implantación de la nueva oficina judicial.

Contra la presente resolución cabe interponer recurso de casación por los motivos previstos en el artículo 477.2.3 º y 3 de la Ley de Enjuiciamiento Civil (RCL 2000, 34, 962 y RCL 2001, 1892), en relación con lo dispuesto en la Disposición Adicional Decimosexta de la misma Ley, si concurren los requisitos legalmente exigidos para ello, el cual habrá de ser interpuesto por escrito a presentar en el plazo de veinte días ante este mismo Tribunal, que habrá de cumplir las exigencias previstas en el artículo 481 de dicho Texto legal, previa constitución, en su caso, del depósito para recurrir previsto en la Disposición Adicional Decimoquinta de la Ley Orgánica del Poder Judicial, debiendo ser consignado el mismo en la cuenta de depósitos y consignaciones de esta Sección, abierta en Banco de Santander Oficina Nº 6114 sita en la calle Ferraz nº 43, 28008 Madrid, con el número de cuenta XXXXXXX, bajo apercibimiento de no admitir a trámite el recurso formulado.

Así, por esta nuestra Sentencia, lo pronunciamos, mandamos y firmamos.

PUBLICACIÓN.– Firmada la anterior resolución es entregada en esta Secretaría para su notificación, dándosele publicidad en legal forma y expidiéndose certificación literal de la misma para su unión al rollo. Doy fe.


Haz una donación a Economía Zero




MUY IMPORTANTE: Si vas a realizar una consulta debes leer antes toda la información de la página CONSULTAS.

La moderación de comentarios está activada, por lo que tu comentario NO aparecerá hasta que te respondamos.


Deja un comentario

Puedes usar estas etiquetas HTML

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>