¿Te han incluido indebidamente en ASNEF?

TOTAL RECUPERADO
25.074.443 €

Hucha de reclamaciones de EZ

Condena contra Banco Santander por usura devuelve 2.213,72€

Juzgado de Barcelona dicta condena contra Banco Santander por usura en los intereses obligando a devolver 2.213,72€ a una clienta de Economía Zero.

La demandante y la entidad celebraron dos contratos de tarjeta de crédito Worten Santander Consumer Mastercard con fecha 16/10/10 y 24/02/12.

En los contratos se fijó un interés inicial para transferencias y disposiciones de efectivo con cargo al contrato de tarjeta del 29,89 % TAE inicial en el primer contrato de 16/10/10 y en el segundo contrato de 24/2/12 un TIN inicial de 26,22 % y 26,67 %.

Según las estadísticas publicadas por el Banco de España sobre los tipos de interés para los créditos al consumo (TEDR) respecto de las Tarjetas de pago aplazado el tipo medio anual se sitúa alrededor del 20%-21%.

Por último el Magistrado del caso estima la demanda declarando nulos los contratos y dicta condena contra Banco Santander por usura en los intereses obligando a devolver todo lo cobrado por encima del capital inicial prestado, cantidad que suma 2.213,72€.

En la condena contra Banco Santander se imponen las costas del proceso a la entidad.

Doña María Lourdes Galvé Garrido letrada colaboradora con Economía Zero ha conseguido la sentencia contra Banco Santander.

!!! RECLAMA CON ECONOMÍA ZERO TUS TARJETAS REVOLVING, CONSIGUE UNA CONDENA CONTRA BANCO SANTANDER Y RECUPERA TU DINERO !!!

Juzgado de Primera Instancia nº46 de Barcelona

Procedimiento ordinario 933/2019 -D2

Parte demandante/ejecutante: XXXX

Procurador/a: XXXX

Abogado/a: María Lourdes Galvé Garrido

Parte demandada/ejecutada: SANTANDER CONSUMER FINANCE, S.A.

Procurador/a: XXXX

Abogado/a: XXXX

SENTENCIA Nº171/2020

Barcelona, 9 de diciembre de 2020.

VISTOS por XXXX, Magistrado Juez del Juzgado de Primera Instancia número 46 de los de Barcelona, los autos de juicio ordinario número 933/2019 sobre invalidez contractual con reclamación de cantidad, a instancia del/a Procurador/a de los Tribunales Sr/a XXXX en nombre y representación de Dª. XXXX contra SANTANDER CONSUMER FINANCE S.A. representado/a por el/la Procurador/a XXXX, en los que aparecen y son de aplicación los siguientes.

ANTECEDENTES DE HECHO

PRIMERO.- La actora, con base en los hechos y fundamentos de derecho que estimó de aplicación, solicitó: – Se declarara la nulidad por usurario de los contratos de tarjeta SANTANDER CONSUMER MASTERCARD o VISA perfeccionado con la demandada el 16/10/10 (Doc. 2 y 11) y contrato de tarjeta WORTEN SANTANDER CONSUMER MASTERCARD perfeccionado el 24/2/12 (Doc 3 y 12).

Subsidiariamente suplica la nulidad del contrato por falta de transparencia de las cláusulas abusivas sobre tipo de interés remuneratorio y de composición de pagos, todo ello con devolución recíproca de los efectos dimanantes del contrato invalidado, intereses y costas.

SEGUNDO.- Admitida a trámite la demanda se emplazó a la demandada para que, dentro del plazo legal, compareciera y la contestara, con apercibimiento de ser declarada en rebeldía.

Por escrito presentado en tiempo y forma, contestó la demanda oponiéndose a las pretensiones formuladas de contrario.

Celebrada audiencia previa y sin practicarse el acto del juicio, ambas partes formularon conclusiones finales por escrito y quedaron los autos vistos para sentencia.

TERCERO.- En la tramitación de la presente causa se han observado las prescripciones legales de pertinente aplicación.

FUNDAMENTOS DE DERECHO

PRIMERO.- PRETENSIONES DE LAS PARTES Y HECHOS PROBADOS.

Del conjunto de pruebas practicadas y conforme a la carga probatoria que el artículo 217 de la Lec exige a las partes, entendemos acreditados los siguientes extremos.

Que en fecha 16/10/10 (Doc. 2) y 24/2/12 (Doc 12 y 14), Dª. XXXX como particular/consumidor y SANTANDER CONSUMER FINANCE S.A. como entidad crediticia, perfeccionaron sendos contratos de préstamo personal con solicitud de tarjeta de crédito con disponibilidad de dinero.

No reclama la actora la nulidad del contrato de préstamo sino de los contratos accesorios al mismo de tarjeta SANTANDER CONSUMER MASTERCARD o VISA y tarjeta WORTEN SANTANDER CONSUMER MASTERCARD.

Se califica el contrato por la demandada no como un préstamo al consumo sino como un préstamo con contrato de tarjeta de crédito –no débito- con pago aplazado y renovable, en el que las amortizaciones se incorporan nuevamente al crédito para renovarlo y poder ser objeto de sucesivas disposiciones por el prestatario en los términos pactados (“crédito revolving”).

Entre otras estipulaciones se fijó un interés inicial para transferencias y disposiciones de efectivo con cargo al contrato de tarjeta del 29,89 % TAE inicial en el primer contrato de 16/10/10 (Doc. 2 y 11) y en el segundo contrato de 24/2/12 (Doc. 3, 12 y 14) un TIN inicial de 26,22 % y 26,67 % (en el acto de la audiencia previa se corrige la referencia al 23,43% TAE que aparece en el escrito de demanda).

Manifiesta la actora que su patrocinado como consumidor ignorante de la materia perfeccionó el contrato al ser prácticamente abordado por un comercial de WORTEN (antes PC CITY), recibiendo posteriormente la tarjeta y realizando disposiciones de dinero, omitiendo que la hoy actora -Dª. XXXX – era empleada de WORTEN (antes PC CITY) como acredita la demandada (Doc. 1 y 2 contestación), por lo que la interminable argumentación del escrito de demandada alegando la ignorancia y desconocimiento total que como consumidora tenía la actora del producto crediticio que se le estaba ofreciendo, preventivamente la pondremos en cuarentena.

Se acredita mediante cuadro de liquidaciones (Doc. 11 y 12 /Anexo 3) que entre marzo de 2011 a septiembre de 2018 y entre abril de 2012 y septiembre de 2018 Dª. XXXX dispuso de dinero sin que se pueda identificar para la adquisición de que bienes y servicios se utilizaron lñas tarjetas de crédito.

SEGUNDO.- NULIDAD Y ANULABILIDAD CONTRACTUAL. CRÉDITO REVOLVING. LEY AZCÁRATE. MARCO NORMATIVO EN MATERIA DE CONSUMIDORES Y CONDICIONES GENERALES DELA CONTRATACIÓN.

La imperfección del contrato puede deberse a dos tipos de causas, las que aparecen en el momento de su celebración y las sobrevenidas con posterioridad. En la primera hipótesis hablaremos de invalidez del contrato, y en la segunda de ineficacia contractual.

Tradicionalmente se incluyen como supuestos de invalidez contractual, la inexistencia, la nulidad radical y la anulabilidad.

Será inexistente el contrato cuando le falte uno de los requisitos esenciales relacionados en el artículo 1261 CC, a saber, consentimiento, objeto y causa.

Será nulo cuando conforme al artículo 6.3 del C.C. el contrato se hubiere verificado contra una norma imperativa o prohibitiva, y será anulable cuando tenga viciado alguno de sus elementos esenciales conforme a los artículos 1265 y ss del CC.

Hay que advertir que nuestro decimonónico C.C. regula esta materia en los artículos 1300 y siguientes de manera confusa, identificando en ocasiones el término “nulidad” con el de “anulabilidad” y viceversa.

En el supuesto de autos, las pretensiones de Dª. XXXX deben enmarcarse como supuestos de nulidad radical por haberse verificado la contratación en contra de normas imperativas o prohibitivas, a saber, respecto de la pretensión principal relativa a la abusividad de los intereses remuneratorios, vulnerando la LEY AZCÁRATE, y respecto de las pretensiones subsidiarias sobre intereses y composición de los pagos.

Por vulnerarse la normativa sobre CONSUMIDORES Y USUARIOS y la regulación de las CONDICIONES GENERALES DE LA CONTRATACIÓN, de suerte que habiéndose perfeccionado el contrato de autos contraviniendo normas imperativas o prohibitivas (6.3 CC) desembocaremos necesariamente –y en su caso- en la declaración de su nulidad como supuesto de invalidez, y consiguiente en la condena a la restitución recíproca de las cantidades indebidamente satisfechas conforme al artículo 1303 CC. LEY AZCÁRATE. STS 149/2020 de 4 de MARZO de 2020.

ESTIMACIÓN DE LA PRETENSIÓN PRINCIPAL POR TRATARSE DE UN PRÉSTAMO USURARIO.

Suplica la actora la nulidad del préstamo por entender que el TAE del 29,89 % 26,22 % y 26,67 % cae dentro de las hipótesis de la Ley de Gumersindo Azcárate de 1908 que declara nulos los contratos de préstamo en los que se pacte un interés notablemente superior al normal del dinero y manifiestamente desproporcionado con las circunstancias del caso o en condiciones tales que resulte aquel “leonino” habiendo motivos para estimar que ha sido aceptado por el prestatario por el prestatario a causa de una situación angustiosa, de su inexperiencia o de lo limitado de sus facultades mentales.

Atendiendo a las estadísticas publicadas por el Banco de España sobre los tipos de interés para los créditos al consumo (TEDR) respecto de las Tarjetas de pago aplazado (Cuadro escrito de demanda. / Tabla del Banco de España consultado en web, enlace 9.4) el tipo medio anual se sitúa alrededor del 20%-21%.

Consiguientemente, al tratarse de un crédito al consumo, el 29,89 % TAE, 26,22 % y 26,67 % pactado en autos excede al interés medio, normal, habitual publicado en los informes del Banco de España y aplicable a las operaciones con tarjeta de crédito y particularmente través de la modalidad de tarjetas revolving, que “siendo en sí ya muy elevados” -se situaba en el 20%-, es por lo que aplicando el criterio de la STS 149/20.

Deberá declararse su nulidad por usurario ya que si el pactado supera el tipo medio normal habitual del 20% que se toma como referencia, el pactado en autos debe considerarse como “notablemente superior” al normal del dinero y desproporcionado a las circunstancias del caso sin que los motivos alegados por la actora (flexibilidad a la hora de disponer el dinero, inexistencia de garantías reales) justifiquen realmente tal desproporción remuneratoria en favor del banco.

Paralelamente, y siguiendo el criterio de la STS 628/15, se declarará la nulidad de los contrato de tarjeta SANTANDER CONSUMER MASTERCARD o VISA y tarjeta WORTEN SANTANDER CONSUMER MASTERCARD perfeccionados el 16/10/10 y 24/2/12 por su abusividad y desproporción objetiva, sin que además y cumulativamente deban concurrir las circunstancias subjetivas del prestatario reflejadas en la ley de 1908.

En efecto, al no acreditarse la imposibilidad de la actora de acudir a otros instrumentos crediticios o como entiende la demandada, al no acreditarse la inexperiencia o la angustiosa situación individual de Dª. XXXX que le provocara la necesidad de obtener un préstamo rápido, es por lo que –a su entender- debería desestimarse la demanda.

Se limita el escrito de demanda a decir que Dª. XXXX fue casi “abordada” por el comercial de WORTEN y PC CITY por lo que deberíamos deducir –según el actor- que esta insistencia o intimidación del empleado del banco fue lo que provocó la contratación ante la inexperiencia del hoy acto, lo cual no es cierto habida cuenta que era empleada de esta tienda de informática, por lo que se trata de un argumento insuficiente para acreditar el elemento subjetivo de Dª. XXXX exigido por la Ley Azcárate para llegar al convencimiento de que no habría contratado la tarjeta de crédito con disponibilidad de dinero de ser informada correctamente.

Sin embargo, y conforme al criterio de la STS 149/20, atendiendo al público consumidor al que suele ir destinado este tipo de préstamos que no pueden acceder a otros créditos menos gravosos y las particularidades del crédito revolving en el que el capital que se presta se va recomponiendo constantemente, los intereses y comisiones devengados se capitalizan generando intereses remuneratorios alargándose considerablemente la amortización total de la deuda convirtiendo prácticamente al prestatario en un “deudor cautivo”, es por lo que presumiremos que las circunstancias subjetivas que la Ley Azcárate estableció en 1908 se han adaptado a la argumentación precitada conforme a los criterios interpretativos de las normas a que se refiere el artículo 3.1 C.C.

Consiguientemente, se declarará la nulidad de los contratos de tarjeta SANTANDER CONSUMER MASTERCARD o VISA de 16/10/10 y tarjeta WORTEN SANTANDER CONSUMER MASTERCARD de 24/2/12, contratos de apertura de tarjeta de crédito con disponibilidad de dinero (Doc. 2, 11 12 y 14) por existir un interés remuneratorio usurario, acordando la restitución recíproca de los efectos dimanantes de los contratos declarados nulos, condenado a SANTANDER CONSUMER FINANCE S.A.

Conforme al artículo 1303 CC a abonar a Dª. XXXX la cantidad que exceda del total del capital prestado teniendo en cuenta todas las cantidades ya abonadas por todos los conceptos por el actor, y que se fijará en ejecución de Sentencia, más los intereses legales de los artículos 1108 CC y 576 Lec desde la interposición de la demanda.

TERCERO.- COSTAS. Estimándose la demanda, y por aplicación del artículo 394 de la LEC/2000, corresponderá a SANTANDER CONSUMER FINANCE S.A. el pago de las costas.

Vistos los artículos legales citados y los demás de general y pertinente aplicación.

FALLO

Que estimando la demanda interpuesta por el Procurador de los Tribunales Sr/a XXXX en representación de Dª. XXXX contra SANTANDER CONSUMER FINANCE S.A., debo declarar la nulidad por usurarios de los contratos de tarjeta WORTEN SANTANDER CONSUMER MASTERCARD de 16/10/10 y del contrato de tarjeta WORTEN SANTANDER CONSUMER MASTERCARD de 24/2/12 acordando la restitución recíproca de los efectos dimanantes de los contratos declarados nulos, más los intereses legales desde la interposición de la demanda.

Se imponen las costas a SANTANDER CONSUMER FINANCE S.A.

Así por esta sentencia, lo pronuncio, mando y firmo.

El Magistrado.

MUY IMPORTANTE: Si vas a realizar una consulta debes leer antes toda la información de la página CONSULTAS.

La moderación de comentarios está activada, por lo que tu comentario NO aparecerá hasta que te respondamos.


Deja un comentario

  

  


Puedes usar estas etiquetas HTML

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>