19

La AP de Huesca declara la nulidad de un contrato de crédito de Cofidis por una TAE del 24,51 %

La AP de Huesca declara la nulidad de un contrato de crédito de Cofidis por una TAE del 24,51 %

La Audiencia Provincial de Huesca declara la nulidad de un contrato de crédito de Cofidis, teniendo en cuenta el carácter usurario del tipo de interés remuneratorio pactado (TAE 24,51 %), superior al al normal del dinero.

En Primera Instancia, el Juzgado nº 3 de Huesca, estimó la demanda puesta por Cofidis contra dos consumidores, solicitando el pago de 6.531,30 € más los intereses legales y las costas del procedimiento. Aunque en esta sentencia se declararon nulos los intereses, se condenó a su pago y lo único que descontaron a los usuarios fueron los cargo realizados como indemnización por gastos de vencimiento anticipado.

Cuando se dio por vencido el crédito, solo tenían impagados 4.334 €, habiendo pagado por intereses remuneratorios 5.266,07 €, es decir, que no debían nada, ya que habían abonado 932,07 € de más, por lo que se desestima totalmente la demanda.

!!! RECLAMA LA ANULACIÓN DEL CONTRATO DE TU PRÉSTAMO  REVOLVING CON ECONOMÍA ZERO !!!

Si tienes un préstamo rápido o personal, es muy posible que sea REVOLVING. Entra en nuestro artículo Cómo anular los contratos de las tarjetas de crédito y préstamos “revolving”  para saber qué tienes que hacer para recuperar TODO TU DINERO.

Tienes todo lo necesario para saber si tu tarjeta o préstamo son “revolving”, modelos de carta para enviar al SAC de la entidad, un FAQ con preguntas frecuentes y mucha más info útil. Y como siempre, ante cualquier duda, sólo tienes que dejar una consulta y te contestaremos lo antes posible.


SENTENCIA

 

AUDIENCIA PROVINCIAL SECCIÓN N. 1 HUESCA

SENTENCIA: 00004/2017

Sección 001

ROLLO: RECURSO DE APELACIÓN (LECN (LA LEY 58/2000)) 0000165/2016

Juzgado procedencia: JDO. 1A. INST. E INSTRUCCIÓN N. 3 de HUESCA

Procedimiento de origen: PROCEDIMIENTO ORDINARIO 0000346/2015

RECURRENTE: XXXXXX, XXXXXX

RECURRIDO/A: COFIDIS S.A. SUCURSAL EN ESPAÑA

PRESIDENTE*

XXXXXX*

MAGISTRADOS *

XXXXXX*

XXXXXX*

En Huesca, a diecisiete de enero de dos mil diecisiete.

En nombre del Rey, la Audiencia provincial de Huesca ha visto, en grado de apelación, los autos de Juicio Ordinario número 346/15 seguidos ante el Juzgado de Primera Instancia Tres de Huesca, promovidos por COFIDIS, S.A. dirigida por la letrada doña XXXXXX y representada por la procuradora doña XXXXXX, contra XXXXXX y XXXXXX, como demandados, defendidos por el letrado don XXXXXX y representados por la procuradora doña XXXXXX.

Se hallan los autos pendientes ante este tribunal en virtud del presente recurso de apelación, tramitado al número 165 del año 2016 e interpuesto por los demandados XXXXXX y XXXXXX. Es ponente de esta sentencia el magistrado XXXXXX.

ANTECEDENTES DE HECHO

PRIMERO: Aceptamos y damos por reproducidos los señalados en la sentencia impugnada.

SEGUNDO: El indicado juzgado de primera instancia, en el procedimiento anteriormente circunstanciado, dictó la sentencia apelada el día 24 de febrero de 2016, cuya parte dispositiva es del siguiente tenor literal: “FALLO: DEBO ESTIMAR la demanda interpuesta por el Procurador de los Tribunales DOÑA XXXXXX en nombre y representación de COFIDIS S.A. contra DOÑA XXXXXX y DON XXXXXX acordando se condene a los demandados, DOÑA XXXXXX y DON XXXXXX al pago de la cantidad de 6.531,30 euros, intereses legales y costas procesales.”

TERCERO: Contra la anterior sentencia, los demandados XXXXXX y XXXXXX interpusieron recurso de apelación presentando el correspondiente escrito en el que solicitaron se dicte sentencia reconociendo la correcta aplicación de la normativa en cuanto a las cláusulas abusivas y declarando nula la contratación del seguros declarando por saldada la deuda reclamada, anulando las costas de la primera instancia y otorgando las costas a la parte recurrente.

A continuación, el juzgado dio traslado a la demandante, COFIDIS, S.A. para que presentara escrito de oposición al recurso o, en su caso, de impugnación de la resolución apelada en lo que pudiera serle desfavorable. En esa fase, la apelada formuló en tiempo y forma escrito de oposición y, al propio tiempo, impugnó la sentencia dictada en primera instancia para que fuera íntegramente estimada la demanda con las costas de ambas instancias a cargo de los apelantes principales.

Seguidamente, el juzgado acordó dar traslado por diez días a los apelantes principales de la impugnación adhesiva y, transcurrido el plazo concedido sin que se hubiere hecho alegación alguna, el juzgado emplazó a las partes por término de diez días ante esta Audiencia y se remitieron los autos a este Tribunal, en donde quedaron registrados al número 165/2016.

Personadas las partes ante esta Audiencia y no habiéndose propuesto prueba ni solicitado vista, la Sala acordó que el recurso quedara pendiente de deliberación, votación y fallo, lo que ha tenido lugar en el día de hoy. En la tramitación de esta segunda instancia no ha sido posible observar los plazos procesales por la atención prestada a los otros asuntos pendientes ante este tribunal.

FUNDAMENTOS DE DERECHO

PRIMERO: Ambas partes discrepan del pronunciamiento emitido en primera instancia. Los demandados (recurrentes principales) porque entienden que debe ser íntegramente desestimada la demanda, por ser usurario el crédito y nula contratación del seguro, pues el juzgado ya reconoció en sentencia la improcedencia de la indemnización por vencimiento anticipado, que es lo que motiva la adhesión de la inicialmente apelada que insiste en que su demanda debería prosperar íntegramente.

Es de resaltar que aunque la sentencia apelada, en su motivación, consideró nulos los intereses, el caso es que luego condenó a su pago pues el único descuento realizado a la cantidad reclamada en la parte dispositiva ha sido el de los 426,98 euros cargados como indemnización por gastos de vencimiento anticipado. Es decir, pese a estimarlos nulos, el juzgado no ha descontado de la reclamación los 5.266,07 euros computados en concepto de intereses remuneratorios (folio 38).

Además, el juzgado ha razonado el control de la abusividad como si se tratara de intereses moratorios cuando en realidad se trata de intereses remuneratorios, para los que no cabe tal control de abusividad. Así el Tribunal Supremo, en su sentencia de 25 de noviembre de 2015 (Roj: STS 4810/2015 – ECLI:ES:TS:2015:4810) insistió en que “Mientras que el interés de demora fijado en una cláusula no negociada en un contrato concertado con un consumidor puede ser objeto de control de contenido y ser declarado abusivo si supone una indemnización desproporcionadamente alta al consumidor que no cumpla con sus obligaciones, como declaramos en las sentencias núm. 265/2015, de 22 de abril , y 469/2015, de 8 de septiembre, la normativa sobre cláusulas abusivas en contratos concertados con consumidores no permite el control del carácter “abusivo” del tipo de interés remuneratorio en tanto que la cláusula en que se establece tal interés regula un elemento esencial del contrato, como es el precio del servicio, siempre que cumpla el requisito de transparencia, que es fundamental para asegurar, en primer lugar, que la prestación del consentimiento se ha realizado por el consumidor con pleno conocimiento de la carga onerosa que la concertación de la operación de crédito le supone y, en segundo lugar, que ha podido comparar las distintas ofertas de las entidades de crédito para elegir, entre ellas, la que le resulta más favorable.”

SEGUNDO: Enfocado así el asunto, tenemos que los apelantes principales sostienen que el interés pactado del 24,51 %, al que ninguna falta de transparencia le reprochan, es usurario y, por lo tanto, nulo por aplicación de la Ley de Usura o Ley Azcárate (LA LEY 3/1908) (Ley de 23 de julio de 1908, sobre nulidad de los contratos de préstamos usurarios).

El recurso principal debe prosperar pues en un caso análogo, en sentencia de 14 de octubre de 2016, esta Audiencia ya declaró usurario un crédito similar de la misma demandante, con igual interés, siguiendo a la citada sentencia del Tribunal Supremo de 25 de noviembre de 2015, referida a un crédito revolving. Entonces ya quedó dicho por este Tribunal Provincial que la indicada sentencia ha aclarado la aplicación de dicha Ley a los créditos al consumo en los siguientes términos:

a) esta norma es aplicable también a los contratos de crédito y no solo a los préstamos, conforme al artículo 9 de la Ley;

b) para que la operación crediticia pueda ser considerada usuraria, basta con que se den los requisitos previstos en el primer inciso del art. 1 de la ley, esto es, «que se estipule un interés notablemente superior al normal del dinero y manifiestamente desproporcionado con las circunstancias del caso», sin que sea exigible que, acumuladamente, se exija «que ha sido aceptado por el prestatario a causa de su situación angustiosa, de su inexperiencia o de lo limitado de sus facultades mentales», según el tenor literal del mismo artículo 1;

c) el porcentaje que ha de tomarse en consideración para determinar si el interés es notablemente superior al normal del dinero no es el nominal, sino la tasa anual equivalente (TAE), que se calcula tomando en consideración cualesquiera pagos que el prestatario ha de realizar al prestamista por razón del préstamo, conforme a unos estándares legalmente predeterminados;

d) el interés con el que ha de realizarse la comparación es el “normal del dinero”, por lo que no se trata de compararlo con el interés legal del dinero, sino con el interés «normal o habitual, en concurrencia con las circunstancias del caso y la libertad existente en esta materia»;

e) para establecer lo que se considera “interés normal” puede acudirse a las estadísticas que publica el Banco de España, tomando como base la información que mensualmente tienen que facilitarle las entidades de crédito sobre los tipos de interés que aplican a diversas modalidades de operaciones activas y pasivas;

f) no se trata tanto de determinar si el interés remuneratorio es o no excesivo, como si es «notablemente superior al normal del dinero y manifiestamente desproporcionado con las circunstancias del caso».

TERCERO: Las estadísticas publicadas en Internet por el Banco de España muestran que, en mayo de 2008, fecha del contrato, los tipos de interés activos aplicados por las entidades de crédito en los créditos al consumo, en operaciones de entre 1 y 5 años, se elevaban al 9,08, mientras que el T.A.E. (tasa media ponderada de todos los plazos), en la misma fecha, mayo de 2008, se elevaba a 10,54.

La indicada sentencia del Tribunal Supremo declara usurario un tipo de interés que se elevaba al 24,6 TAE partiendo de que en la instancia se había considerado acreditado que superaba el doble del interés medio ordinario en las operaciones de crédito al consumo de la época en que se concertó el contrato.

En el presente caso, como el resuelto en la sentencia de esta audiencia de 14 de octubre de 2016, el TAE pactado para una línea de crédito de hasta 6.000 euros se elevaba al 24,51 %, lo que resulta un interés notablemente superior al normal del dinero, más del doble.

Ese tipo de interés remuneratorio también es manifiestamente desproporcionado con las circunstancias del caso, al encontrarnos ante un crédito concertado con un consumidor o usuario cuya profesión era la de auxiliar de clínica el primer titular y soldador el segundo titular y con unos ingresos mensuales, respectivamente, de 682 y 2.374 euros, según lo que consta en el contrato, aparte de que ya sólo con el TAE pactado en un crédito al consumo tenemos un interés notablemente superior al normal del dinero.

Como dice la repetida sentencia del Tribunal Supremo de 25 de noviembre de 2015, “cuando el prestatario va a utilizar el dinero obtenido en el préstamo en una operación especialmente lucrativa pero de alto riesgo, está justificado que quien le financia, al igual que participa del riesgo, participe también de los altos beneficios esperados mediante la fijación de un interés notablemente superior al normal […], pero en operaciones de crédito al consumo, no puede justificarse una elevación del tipo de interés tan desproporcionado […], por cuanto que la concesión irresponsable de préstamos al consumo a tipos de interés muy superiores a los normales, que facilita el sobreendeudamiento de los consumidores y trae como consecuencia que quienes cumplen regularmente sus obligaciones tengan que cargar con las consecuencias del elevado nivel de impagos, no puede ser objeto de protección por el ordenamiento jurídico“.

CUARTO: La consecuencia de todo ello es la nulidad del contrato de crédito, conforme al artículo 3 de la Ley de 23 de julio de 1908, la cual, como dijo esta Audiencia en la repetida sentencia de 14 de octubre de 2016, tiene carácter de “radical, absoluta y originaria, que no admite convalidación confirmatoria, porque es fatalmente insubsanable, ni es susceptible de prescripción extintiva“, según la doctrina jurisprudencial contenida en la sentencia del Tribunal Supremo de continua referencia.

El artículo 3 de la Ley de Usura (LA LEY 3/1908) señala las consecuencias de la nulidad contractual, que no son otras que la devolución de la suma recibida por parte del prestatario, si bien “si hubiera satisfecho parte de aquélla y los intereses vencidos, el prestamista devolverá al prestatario lo que, tomando en cuenta el total de lo percibido, exceda del capital prestado“.

De este modo tenemos que cuando la demandante dio por vencida la operación tenemos que los demandados, según la propia demandante al folio 38, tan sólo habían dejado impagado 4.334 euros mientras que ya sólo en concepto de intereses remuneratorios habían abonado 5.266,07 euros, por lo que nada adeudaban entonces a la demandante pues ya tenían abonado 932,07 euros de más (5.266,07 – 4.334), exceso de abono que todavía se incrementaría más si de los recibos emitidos se descontaran los 2.185,06 girados por las primas del seguro, materia en la que no es preciso entrar pues aun computando las primas de seguro tenemos que cuando se dio por vencida la póliza los demandados tenían ya abonado en exceso 932,07 euros, razón por la que tampoco procedía cargar suma alguna por vencimiento anticipado.

Además, si entráramos en dicha cuestión del seguro tendríamos que ya no es sólo que los demandados no sabían qué seguro estaban concertando pues en el impreso de solicitud del crédito (folio 24) únicamente es normalmente legible que, poniendo una señal en la casilla reservada al efecto tenían que optar entre “para mayor tranquilidad, contrate el seguro opcional: Sí, contrato las ventajas del seguro” o “no, renuncio a las ventajas del seguro”, con la particularidad de que la mayor tranquilidad y la contratación de las ventajas del seguro están destacados en negrita, con el “Sí”, además, resaltado en rojo y con la circunstancia de que en esa línea el tamaño de los tipos parece decreciente.

Sólo con gran esfuerzo puede leerse a continuación, en el párrafo siguiente, redactado en letra exageradamente diminuta, que el seguro tenía por objeto garantizar el reembolso a Cofidis de la deuda contraída en caso de fallecimiento o gran invalidez o el pago de las cuotas mensuales en caso de incapacidad temporal o pérdida de empleo pero ni allí ni en ningún lugar ve este tribunal que se diga que ese seguro tuviera un coste adicional ni cual iba a ser éste, por lo que haría falta un auténtico acto de fe para dar por sentado que los demandados se obligaron a pagar a una prima y más aun para saber cual era el importe a pagar por dicho concepto conforme a lo convenido por las partes.

Dice la demandante al folio 87 que el importe de la prima quedaba fijado en el 0,54 % de la deuda total mensual, pero lo cierto es que en los autos no vemos documento alguno que diga tal cosa, ni siquiera en letra diminuta. Por todo ello, no sólo no puede incrementarse el importe de la condena con los 426,98 euros descontados por el juzgado, como se solicita en la impugnación adhesiva, sino que la demanda debe ser íntegramente desestimada, tal y como tienen solicitado los apelantes principales, quienes no reconvinieron.

QUINTO: Al desestimarse el recurso interpuesto por Cofidis y no presentar el caso serias dudas de hecho o de derecho, procede condenar a dicha apelante al pago de las costas causadas en esta alzada por su impugnación, en cumplimiento del artículo 394 de la Ley 1/2000 (LA LEY 58/2000), al que se remite el artículo 398 de la misma Ley.

Al estimarse el recurso interpuesto por los demandados, procede omitir un particular pronunciamiento sobre el pago de las costas causadas en esta alzada por dicho recurso, en cumplimiento del artículo 398 de la Ley 1/2000 (LA LEY 58/2000).

Asimismo, procede la devolución a dichos apelantes del depósito que formalizaron para recurrir, en cumplimiento de la disposición adicional decimoquinta de la Ley Orgánica del Poder Judicial (LA LEY 1694/1985).

Vistos los artículos citados y los demás de general y pertinente aplicación y por todo lo que antecede,

FALLAMOS:

Que estimando el recurso de apelación interpuesto por la representación de XXXXXX y XXXXXX y desestimando el recurso adhesivo interpuesto por COFIDIS, ambos contra la sentencia dictada por el Juzgado de Primera Instancia Tres de Huesca en los autos anteriormente circunstanciados, revocamos dicha resolución y, en su lugar, desestimando la demanda interpuesta por COFIDIS, declaramos no haber lugar a la misma, absolviendo a los demandados de cuantas pretensiones se formularon en su contra, condenando a COFIDIS al pago de las costas de primera instancia y al pago de las costas causadas en esta segunda instancia por su apelación adhesiva, omitiendo todo pronunciamiento sobre el pago de las costas causadas en esta segunda instancia por el recurso principal, interpuesto por los demandados, a quienes el juzgado devolverá el depósito que formalizaron para recurrir en apelación.

Sin perjuicio del derecho de las partes a intentar cuantos recursos consideren legalmente procedentes, contra esta resolución pueden caber, en su caso, los recursos de casación y de infracción procesal, a interponer ante esta misma Audiencia Provincial en un plazo de veinte días, respetando, en todo caso, todas las disposiciones legales reguladoras de dichos recursos, incluida la Disposición Final Decimosexta de la Ley de Enjuiciamiento Civil (LA LEY 58/2000).

Notifíquese y devuélvanse los autos originales al Juzgado de su procedencia, con un testimonio de esta resolución, para que tenga lugar la ejecución y cumplimiento de lo resuelto.

Así por esta nuestra Sentencia, de la que se unirá un testimonio al rollo de la Sala, definitivamente Juzgando en esta segunda instancia, lo pronunciamos, mandamos y firmamos.

4 comentarios para La AP de Huesca declara la nulidad de un contrato de crédito de Cofidis por una TAE del 24,51 %

  • Francisco

    Buenas tardes.

    Os adjunto el justificante de la transferencia para iniciar con el proceso, asi como la copia del contrato, asi como un par de capturas de pantalla, por si os sirven de algo.

    Si necesitan algo mas, tan solo díganmelo y si lo tengo, se lo hare llegar lo mas rápido posible.

    Quisiera añadir, antes de tener esta tarjeta tenia otra (la tenia desde el año 2010, una Mastercard), la cual pude amortizar por completo el año pasado. Como me costaba poder afrontar el pago de las dos tarjetas, usaba esta para sacar el dinero y pagar la cuota de la otra. No tengo el contrato, pero tengo algunos recibos, por los que os adjunto uno por si se pudiese reclamar algo (el limite era de 550 €).

    Los otros dos adjuntos son de esta que estamos reclamando, los pongo porque no es normal que yo pague los recibos y, después de estar pagados, me manden esto como que NO los e pagado.

    Mis datos de contacto los tienen en la carta de nulidad que les envié al sac, y mi numero de teléfono es: XXXXXXXX.

    • Economía Zero

      Hola Francisco

      Respondemos a tus dos casos:

      BANKIA

      Acabamos de enviar tus datos de contacto al abogado/a correspondiente en referencia a tu caso de productos revolving, en pocos días se pondrá en contacto contigo (tal vez tarde algo más debido a la cantidad de asuntos que les remitimos).

      Es importante que estés pendiente del e-mail y de la carpeta SPAM de tu gestor de correo, por si su email te llega a ella (si sabes hacerlo, lo mejor es que crees un filtro con su email). Aunque lo más probable es que te llame por teléfono, por lo que te aconsejamos que grabes su número en los contactos de tu móvil para que sepas que es él quien te está llamando.

      No obstante, si ves que en 10 días no has recibido noticias suyas, puedes ponerte en contacto directamente con el abogado por e-mail o teléfono, o si lo prefieres, avisarnos para que podamos aclarar el motivo.

      Desde Economía Zero llevamos un seguimiento personalizado de todos los casos, independientemente del que realizan los diferentes abogados, de este modo nos aseguramos de que todos/as quedáis convenientemente atendidos y satisfechos, por lo que ante cualquier incidencia no dudes en avisarnos.

      Es muy posible que el abogado que te asignemos no resida en tu provincia, algo que no debe preocuparte lo más mínimo, sobre todo porque estos asuntos son meramente jurídicos y no precisan de largas entrevistas presenciales con los usuarios, además de que están acostumbrados a desplazarse por toda España, y no te van a cobrar absolutamente nada por ese motivo, es decir, que no altera en forma alguna las condiciones. Lo importante no es la distancia, sino que el abogado sea realmente experto en la materia, y te podemos asegurar que los nuestros lo son.

      BMN (CAJA GRANADA)

      Hemos comprobado la TAE de esta tarjeta y es de un 26,82 %, por lo que se puede reclamar la nulidad del contrato sin problema.

      Quedamos a la espera de que nos remitas la carta para que llevemos el seguimiento de tu caso, aunque si lo prefieres podemos prepararte nosotras la carta, para ello sólo tienes que decirlo.

      Recibe un cordial saludo.

  • GABRIEL

    Quisiera saber si mi tarjeta tiene revolving y puedo denunciar por abusiva. Tengo tarjeta alcampo desde 2004

    • Economía Zero

      Hola Gabriel

      Aunque ya te respondimos hace tiempo a esta misma consulta, te dejamos de nuevo la respuesta.

      Desde Economía Zero llevamos tu caso de principio a fin. Por la vía extrajudicial no tienes que abonar nada, de hecho ya ves que las cartas están disponibles para que las descarguéis totalmente gratis, aunque si lo prefieres, podemos enviártelas ya cubiertas. Y nos puedes consultar las direcciones de los SAC que no encuentres, o cualquier duda que tengas, y te contestaremos sin coste alguno.

      Si quieres que seamos nosotras las que te confeccionemos las cartas, necesitamos los siguientes datos:

      Nombre y apellidos del titular
      Dirección completa
      Nº de DNI
      Nº de contacto (preferiblemente móvil)
      Nº de la tarjeta o del contrato del préstamo
      Nombre de la entidad

      Si se trata de más de un caso, es imprescindible que ordenes la información de forma que podamos distinguir cada uno de ellos con facilidad.

      En el caso de que no encuentres la TAE (con el CER sirve también, ya que suele ser prácticamente igual a la TAE), puedes enviarnos escaneada por email la documentación que tengas, eso sí, debe estar bien legible. Y si se trata de más de un asunto, debidamente ordenada para evitar errores y facilitar de paso nuestro trabajo.

      También vamos a llevar el seguimiento de tus casos y revisar la documentación que te envíen las entidades, para decirte si los casos son viables o calcular la cuantía que te tienen que devolver (siempre que la documentación reúna las condiciones necesarias para que podamos hacerlo), todo ello también sin coste alguno.

      Una vez agotada la vía extrajudicial, sólo te cobraremos 60 € de tarifa única por cada caso/demanda que se derive a uno de nuestros abogados expertos en productos revolving, aunque si finalmente el abogado decidiese que el caso no es viable, te devolveríamos los 60 €. Los abogados cobran las costas judiciales (que paga el banco al perder la demanda), para que todo el dinero recuperado sea para vosotros. Es decir, que no solamente las condiciones que os ofrecemos son inmejorables, sino que además, tenéis la garantía de estar representados por abogados realmente especializados en la materia.

      No obstante, tienes todas las condiciones en este artículo: Presentar demanda en el Juzgado para la anulación de contratos de tarjetas y préstamos revolving.

      Lo mejor es que antes de hacer nada, leas atenta y completamente la información de nuestro artículo (incluido el FAQ) Cómo anular los contratos de las tarjetas de crédito y préstamos “revolving”, y si luego tienes cualquier duda, nos lo comunicas y te contestaremos lo antes posible.

      Recuerda que desde Economía Zero queremos llevar un seguimiento personalizado de cada una de vuestras reclamaciones de productos revolving, por lo que si vas a confeccionar tu mismo las cartas, sólo tienes que seguir una de las dos opciones que aparecen en el apartado “SEGUIMIENTO PERSONALIZADO DE LAS RECLAMACIONES”. Si somos nosotras las que te preparamos las cartas no hace falta que hagas nada al respecto, puesto que ya abriremos el correspondiente expediente y estaremos pendientes del seguimiento.

      También te recomendamos que visites nuestra sección dedicada a las sentencias de productos revolving (que se encuentra dentro DE ESTE ENLACE), y de este modo comprobar la efectividad de las demandas contra este tipo de productos usurarios.

      Como siempre, quedamos a tu disposición ante cualquier otra duda. Si prefieres que te llamemos nos tienes que enviar un nº de contacto (preferiblemente móvil), indicando una franja horaria en la que podemos llamarte (procura que sea lo más amplia posible).

      Un saludo.

MUY IMPORTANTE: Si vas a realizar una consulta debes leer antes toda la información de la página CONSULTAS.

La moderación de comentarios está activada, por lo que tu comentario NO aparecerá hasta que te respondamos.


Deja un comentario

Puedes usar estas etiquetas HTML

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>