19
0001
youtube

Banco Santander condenado a devolver 1.980,18 € a dos usuarios de Economía Zero por comisiones ilegales

Banco Santander condenado a devolver 1.980,18 € a dos usuarios de Economía Zero por comisiones ilegales

El Juzgado de Primera Instancia Nº 6 de Pamplona, condena al Banco Santander a devolver a dos usuarios de Economía Zero la cantidad de 1.980,18 euros. 

La Jueza, condena al Banco Santander por haber cobrado de forma ilegal comisiones por descubierto, al no acreditar haber cumplido con el requisito fundamental de correspondencia ente la comisión o el gasto repercutido y la prestación de un verdadero servicio.

Exige la acreditación por parte de la entidad bancaria de los requisitos para determinar la procedencia del cobro de una comisión bancaria.

Gracias a esta resolución recuperan un total de 1.980,18 euros, más los intereses que se devenguen desde la fecha de la primera reclamación extrajudicial al SAC de la entidad bancaria.

!!!! DEMANDA CON ECONOMÍA ZERO Y NO PERMITAS QUE SE QUEDEN CON LO QUE ES TUYO !!!!

Si tras reclamar ante el SAC de la entidad no te devuelven hasta el último céntimo que has reclamado, entra nuestro artículo Cómo presentar demanda Judicial por comisiones por descubierto para saber cómo funciona nuestra gestión de las demandas por el cobro indebido de comisiones por reclamaciones de saldo deudor, comisiones por descubierto y otras similares.


SENTENCIA

JUZGADO DE PRIMERA INSTANCIA Nº 6

JUICIO VERBAL – Nº PROCEDIMIENTO: 0000706/2017.

SENTENCIA Nº 000286/2017

En Pamplona/Iruña, a 22 de noviembre de 2107.

Vistos por Dª XXXXXXX, Juez de Adscripción Territorial del Tribunal Superior de Justicia de Navarra en funciones de sustitución del Juzgado de Primera Instancia nº 6 de Pamplona/Iruña y su Partido, los presentes autos de Juicio Verbal nº 706/2017, promovidos por Dª XXXXXXX y D. XXXXXXX contra BANCO SANTANDER S.A., representada por la Procuradora de os Tribunales Sra. XXXXXXX y asistida por los Letrados Sres. XXXXXXX y XXXXXXX, en los que constan los siguientes,

ANTECEDENTES DE HECHO

PRIMERO.-  El 18 de septiembre de 2017 se presentó por Dª. XXXXXXX y D. XXXXXXX demanda de juicio verbal en reclamación de cantidad contra BANCO SANTANDER S.A., demanda que fue turnada a este Juzgado y en la que la parte actora, tras alegar en apoyo de sus pretensiones los hechos y los fundamentos de derecho que consideró de aplicación al caso y que se dan por reproducidos, terminó suplicando al Juzgado que, previos trámites legales oportunos, se dictase sentencia por la que, estimando la demanda, se condenase a la demandada al reintegro de la cantidad de 1.980,18 euros más los intereses legales que se devenguen desde la primera intimación judicial el 3 marzo de 2017, así como al pago de las costas procesales causadas.

SEGUNDO.-  Admitida a trámite la demanda mediante Decreto de fecha 25 de septiembre de 2017, se dio traslado de la misma a la parte demandada para que contestara, lo que verificó en tiempo y forma, oponiéndose a la demanda.

TERCERO.- Seguidamente, se citó a las partes para el acto de la vista, que tuvo lugar el día 16 de noviembre de 2017.

A dicho acto comparecieron ambas partes y tras ratificarse en sus respectivos escritos de demanda y contestación, se recibió el pleito a prueba, admitiéndose la reproducción de la prueba documental obrante en autos y el interrogatorio de los demandantes.

Tras la práctica de la prueba y el correspondiente traslado para conclusiones, quedaron los autos vistos para sentencia.

CUARTO. – En la tramitación del presente procedimiento se han observado todas las prescripciones legales.

FUNDAMENTOS DE DERECHO

PRIMERO.- Ejercita la parte actora en su demanda una acción de reclamación de cantidad para la devolución de las cantidades cobradas indebidamente por parte del Banco Santander en concepto de comisión por reclamación de descubierto o “gastos de reclamación de saldo deudor” de manera sistemática entre el 3 de enero de 2004 y el 7 de diciembre de 2015 vigente el contrato de cuenta corriente suscrito entre las partes.

Sostiene que dichas comisiones no responden a ningún servicio real prestado por la entidad y que no ha existido previo aviso ni precia aceptación de las mismas por parte de los consumidores, por lo que deben considerarse dichas cantidades cobradas como indebidas y procederse a su reintegro.

SEGUNDO.- La parte demandada se opuso a la demanda indicando que Banco Santander restituyó a los demandantes la cantidad de 768,14 euros correspondientes a los años 2011 a 2015, de manera que lo que ahora se reclama en la demanda son los gastos de saldo en descubierto cargados entre el 3 de enero de 2004 y el 21 de diciembre de 2010.

Igualmente alega que las comisiones fueron aceptadas y consentidas por los clientes y fueron cargadas como consecuencia de los saldos en descubierto que se producían frecuentemente en la cuenta de los actores, habiendo éstos presentado su conformidad tácita al pago de dichas comisiones al no haber recamado hasta ahora la devolución de las mismas.

Por ello invoca la doctrina de los actos propios y del retraso desleal en el ejercicio de las acciones. Afirma también que los gastos corresponden a servicios prestados por el banco a consecuencia del descubierto generado, habiendo efectuado la entidad bancaria numerosos llamadas de teléfono a los actores reclamándoles las cantidades adeudadas.

Alega también que el hecho de que el 23 de mayo de 2017 el Banco aceptara hacer una retrocesión de forma excepcional de las comisiones por descubierto cobradas entre os años 2011 a 2015 no implica que reconozca la improcedencia del cobro sino que lo hizo por motivos comérciales. Igualmente argumenta que en ningún momento se cobraron intereses por los descubiertos.

TERCERO.- La cuestión a determinar en el presente caso es si los gastos de reclamación de saldo deudor cobrados por el Banco están justificados. Para ello debemos tener en cuenta la legislación bancaria aplicable al caso.

El art. 10.4 de la Ley General para la defensa de consumidores y usuarios de 19 de julio de 1984, vigente cuando se celebra el contrato del año 2004 y aplicable al ser los demandantes consumidores, establecía la nulidad de pleno derecho de aquellas estipulaciones que no cumplieran los requisitos de concreción, claridad y sencillez en su redacción, y buena fe y justo equilibrio de las contraprestaciones.

Igualmente dicho artículo 10 considera que no hay justo equilibrio entre las contraprestaciones cuando existe un incremento de precio por servicios que no corresponda a prestaciones adicionales, susceptible de ser aceptado o rechazado en cada caso y expresado con la debida claridad y separación.

Por su parte, la Circular del banco de España 8/1990 de 27 de septiembre a Entidades de Crédito, sobre transparencia de las operaciones y protección de la clientela (sustituida por la posterior Circular 5/2012 de 27 de junio), indica en su norma tercera que: “3. Las comisiones y gastos repercutidos deben responder a servicios efectivamente prestados o gastos habidos. En ningún caso podrán cargarse comisiones o gastos por servicios no aceptados o solicitados en firme por el cliente “.

Igualmente, el art. 5 de la Ley de Orden del Ministerio de Economía y Hacienda de 12 de diciembre de 1989, sobre tipos de interés y comisiones, normas de actuación, información a clientes y publicidad de las Entidades de crédito establece que las comisiones por operaciones o servicios prestados por las Entidades de crédito serán las que éstas fijen libremente, aunque, “en ningún caso, podrán cargarse comisiones o gastos por servicios no aceptados o solicitados en firme por el cliente. Las comisiones o gastos repercutidos deberán responder a servicios efectivamente prestados o a gastos habidos”. Esto mismo reproduce la Orden EHA/2899/2011, de 28 de octubre, de transparencia y protección del cliente de servicios bancarios”.

Por lo tanto, para que el abono de una comisión o gasto repercutido sea jurídicamente exigible son precisos los siguientes requisitos:

1º. Que exista un pacto entre las partes que justifique el cobro de la comisión o de gasto repercutió por parte de la entidad.
2º. Que la comisión o el gasto repercutido corresponda verdaderamente a la prestación de un servicio.

En este sentido, diversas Audiencias Provinciales, entre ellas la de Alicante (Sentencia nº 496/2004 de 22 de setiembre, rec.  418/2004), Málaga (sentencia de fecha 14 de abril de 2009), o Madrid (Sección 14ª, Sentencia núm. 162/2014 de 13 de mayo) exigen la acreditación por parte de la entidad bancaria de estos dos requisitos para determinar la procedencia del cobro de una comisión bancaria.

CUARTO.- En el presente caso, el contrato de cuenta corriente suscrito entre las partes y apartado junto con la contestación a la demanda prevé, además de una comisión de mantenimiento, otra de administración y una comisión de descubierto.

Igualmente se remite a la aplicación de unos intereses por descubierto en el apartado 2.6 de las condiciones generales del contrato. No obstante, en dicho contrato no se hace contar expresamente el devengado de unos gastos por reclamación de saldo deudor.

Se hace constar únicamente que se devengará una comisión de mantenimiento de las cuentas con saldo deudor, cualquiera que sea el importe del saldo medio, cuando el plazo de liquidación se anual o la comisión proporcional que, en base a su importe, corresponda al periodo de las liquidaciones que se efectúen.

Del extracto de movimientos de cuenta corriente aportado junto con la demanda se constata el cobro de “comisiones por reclamación de vencimiento” en momentos en los que existía una situación de descubierto en la cuenta.

Posteriormente pasan a denominarse “gastos de reclamación de saldo deudor”. Su importe es fijo, incrementándose gradualmente en el tiempo. No obstante, se ignora cuál es el criterio para su aplicación y su devengo, pues nada se establece en el contrato.

Generalmente se aplican cargos mensuales pero en ciertas ocasiones se imputan dos veces al mes. En total se acredita que el banco cargó por dicho concepto a los clientes la cantidad ahora reclamada de 1.980,18 euros tras la devolución de 768,14 euros en junio de 2017.

Analizando el presente supuesto, no solo no se considera cumplido el primero de los requisitos establecidos por la normativa aplicable referente a la existencia de pacto entre las partes para el cobro de la comisión, sino que tampoco se acredita la realidad de prestación de un servicio que justifique la repercusión del gasto al cliente.

Así, se pretende justificar por la parte demandada la prestación de un servicio de reclamación de impagos a través de la realización de una serie de llamadas telefónicas a los números de teléfono de los demandantes avisándoles de la existencia de saldo deudor en la cuenta.

Dichas llamadas se efectúan entre los años 2013 a 2016, alegando la demandada que no guarda el listado de llamadas de años anteriores.

Pues bien, pese a las alegaciones vertidas por la demandada, cabe señalar que del simple examen de la relación de llamadas se contaba que las fechas de  las mismas no coinciden con la imputación de los gastos, existiendo numerosos meses dentro del periodo del listado de comisiones en los que no existe llamada alguna y en los que se aplica una comisión de gastos de reclamación de saldo deudor.

Por ello, no cabe tener por cierta una verdadera prestación de servicios que justifique el cargos de los gastos repercutidos que ahora se reclaman ni siquiera en los últimos años en los que se aplican dichos cargos.

Tampoco cabe pretender la convalidación de de dichos cargos afirmado que no se han cobrado intereses por descubierto en la cuenta, pues se trata de conceptos diferentes, ignorándose la razón por la que no se han cobrado dichos intereses.

Finalmente debe rechazarse la existencia de retraso desleal en el ejercicio de las acciones. En este sentido, la Sentencia del TSJ de Catalunya de 12/09/2011, establece: “Conforme a la reiterada jurisprudencia del Tribunal Supremo, entre otras, STS Sala 1ª de 20/11/2007; 07/06/2010 o 03/12/2010, la doctrina del retraso desleal considera contrario a la buena fe un ejercicio del derecho tan tardío que lleve a otra parte a tener razones para pensar que no iba a actuarlo.

De ahí se infiere que para aplicación de tal doctrina es necesario no solo el ejercicio tardío del derecho sino que exista una conducta de la parte acreedora que pueda ser calificada como permisiva de la actuación de la otra parte, o clara e inequívoca renuncia al derecho, pues el mero transcurso del tiempo, vigente la acción, no es suficiente para deducir una conformidad que entrañe una renuncia, que no cabe presumir.

Declara la STS de 07/06/2010 que cuando no se describe actuación alguna del demandante que pueda ser calificada como acto propio, es decir, que revele, con sentido unívoco, su renuncia a la reclamación del derecho, no puede hablarse del retraso desleal con la consecuencia de tenerse por antijurídica si lejana pretensión”: La tardanza en el ejercicio de la acción, en cuanto supone una falta de actuación, no puede, si no es con otros elementos que lo apoyen, convertirse en aquiescencia.

Esta Sala tiene declarado que quien puede ejercitar una pretensión es dueño de hacerlo o no mientras la acción se mantenga viva, así como de escoger para ello el momento que estime oportuno (SSTS de 17 de febrero y 11 de marzo de 1999, 23/10/2009, RC nº 313/2005), y el ejercicio de la acción poco antes de que concluya el plazo de prescripción no tiene, por sí mismo, idoneidad como acto propio, ni es suficiente para deducir el retraso en el ejercicio del derecho (STS de 22/10/2002, RC nº 901/1997), pues el derecho pierde la acción para ser reclamado cuando se produce la prescripción, pero mientras no haya prescripción, el derecho permanece sin que pueda atribuirse deslealtad a un mero retraso (STS 18/10/2004, RC nº 2472/1998)”.

Aplicando lo expuesto al caso de autos y dado que, como se ha expuesto anteriormente, el cargo es indebido, pues no se ha acreditado ni su pacto ni la prestación del servicio efectivo que lo justifique, la acción para reclamar su reintegro está sujeta al plazo general de prescripción de 15 años de art. 1.964 del CC (disposición transitoria quinta de la Ley 42/2015), no resultando aplicable el art. 1.966 del CC al no tratarse de una obligación periódica de pago de comisiones.

Existe por lo tanto un plazo legal para el ejercicio de la acción, no encontrándose prescrita. Igualmente, no se revelan por parte de los actores actos propios suficientes para entender su renuncia a la acción, ni se constata su abuso o mala fe en la interposición del litigio.

Es por todo ello por lo que no cabe aplicar la doctrina del retraso desleal invocada, debiendo estimarse íntegramente la demanda planteada.

QUINTO.- En relación a los intereses moratorios, conforme a lo dispuesto en los artículos 1.100, 1.101 y 1.108 del Código Civil, la demandada deberá abonar, en concepto de indemnización por retraso en el pago, el interés legal de la cantidad adeudada desde la reclamación extrajudicial el 3 de marzo de 2017.

SEXTO.- Las costas procesales causadas ara el caso de que se hubieren causado y fueren de abono, deben imponerse a la parte demanda de conformidad con lo dispuesto en el art. 394 LEC.

Vistos los preceptos leales citados y demás de general pertinente aplicación,

FALLO

ESTIMO íntegramente la demanda interpuesta por Dª XXXXXXX y XXXXXXX contra BANCO SANTANDER S.A. a abonar a Dª XXXXXXX y D. XXXXXXX la cantidad de 1.980,18 euros, con los intereses legales correspondientes desde la reclamación extrajudicial de 3 marzo de 2017.

Todo ello con expresa condena en costas a la parte demandada si se hubieren causado y fueren de abono.

Notifíquese la presenten resolución a las partes, haciéndoles saber que la misma es firme y frente a ella no cabe recurso alguno, de conformidad con el artículo 455 de la Ley de Enjuiciamiento Civil.

Así por esta Sentencia, lo pronuncio, mando y firmo.


Haz una donación a Economía Zero




2 comentarios para Banco Santander condenado a devolver 1.980,18 € a dos usuarios de Economía Zero por comisiones ilegales

  • Andrés

    Buenos días,

    Me gustaría tener asesoría para reclamar de mi entidad bancaria los cobros por descubierto.

    Un Saludo

    • Economía Zero

      Hola Andrés

      Aunque a continuación te decimos cómo empezar, tienes que leer atentamente el artículo Cómo reclamar a los Bancos el cobro indebido de “comisiones por descubierto”, ya que en él os explicamos cómo funciona todo el proceso de reclamación.

      Lo primero que necesitas es hacerte con los movimientos (a no ser que los tengas ya, si son en formato papel te sirven igual), por lo que lo mejor es que sigas las instrucciones de nuestro artículo Solicitud de movimientos mediante fichero informático Norma 43. Lee bien toda la info y sigue todas las indicaciones, incluido el apartado “TEN MUY PRESENTE ESTA INFORMACIÓN“.

      Si una vez tengas los movimientos en tu poder, prefieres que seamos nosotras las que realicemos la labor de seleccionar todas las comisiones que sean reclamables, detectar posibles retrocesiones o apuntes que necesiten ser aclarados, y confeccionar la carta de reclamación de las comisiones, visita nuestra sección de Gestiones personalizadas y ponte en contacto con nosotras escribiendo al correo gestion@economiazero.com adjuntando, además de los movimientos, este formulario cubierto con todos tus datos y los de la entidad. También debes realizar el ingreso del depósito de 15 € (uno por cada cuenta sobre la que vayas a reclamar), y en cuanto lo recibamos nos pondremos con la gestión.

      Si los movimientos están en formato no digital, tendrás que solicitarnos nuestra dirección postal para que nos los puedas hacer llegar. No obstante, toda esta info está mucho mejor detallada en el artículo que habla de las gestiones personalizadas.

      Si tienes dudas sobre la efectividad de nuestras gestiones e información, te aconsejamos que visites la HUCHA DE RECLAMACIONES y la sección dedicada a las SENTENCIAS, puesto que comprobarás que si no te rindes y sigues hasta el final (incluso ante el Juzgado si es preciso) tendrás un elevadísimo porcentaje de posibilidades de recuperar todo tu dinero. Ten presente que la única estrategia de la que disponen las entidades para no devolvernos lo que es nuestro, son las mentiras, las manipulaciones, y sobre todo el intentar que nos cansemos y no sigamos adelante, puesto que saben de sobra que si no nos rendimos, no tendrán nada que hacer. Sólo tienes que tener un poco de paciencia, perseverancia y seguir nuestras indicaciones al “pie de la letra”.

      Te informamos también de que hemos publicado la info para anular el contrato de los productos revolving. Si estás entre los millones de afectados por estos productos “basura”, te recomendamos que leas la información de nuestro artículo Cómo anular los contratos de las tarjetas de crédito y préstamos “revolving” (incluido el FAQ), y si luego tienes cualquier duda, nos lo comunicas y te contestaremos lo antes posible.

      Como siempre, quedamos a tu disposición ante cualquier duda.

      Un saludo.

MUY IMPORTANTE: Si vas a realizar una consulta debes leer antes toda la información de la página CONSULTAS.

La moderación de comentarios está activada, por lo que tu comentario NO aparecerá hasta que te respondamos.


Deja un comentario

Puedes usar estas etiquetas HTML

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>