TELÉF. CONTACTO

19

Banco Cetelem condenado a devolver a un usuario de EZ 1.298,87 € por una tarjeta Flexipago usurera

Banco Cetelem condenado a devolver a un usuario de EZ 1.298,87 € por una tarjeta Flexipago usurera

La entidad (Banco Cetelem) fue demandada por un consumidor, usuario de nuestra web, y la demanda fue dirigida por Daniel Navarro Salguero, abogado colaborador de EZ y experto en reclamaciones de nulidad de contratos de tarjetas y préstamos rápidos, tanto por usura como por falta de transparencia (condiciones generales de la contratación).

En la sentencia se condena a Banco Cetelem a devolver al demandante, todo el dinero pagado durante la vida de la tarjeta Flexipago que exceda del capital realmente prestado por la entidad, cuantía que fue determinada tras la correspondiente Ejecución de Sentencia, y que asciende a 1.298,87 €.

Se expone en la sentencia que Banco Cetelem concedió el crédito revolving sin justificar la concurrencia de circunstancias excepcionales que expliquen la estipulación de un interés notablemente superior al normal en las operaciones de crédito al consumo, y dado que dicho interés (TAE) fue del 20,98 % anual, mientras que el tipo de interés de referencia para los créditos al consumo para 2011, publicado por el Banco de España, fue del 8,27 %. Y por lo tanto, concurren los requisitos establecidos en el primer párrafo del artículo 1 de la Ley de usura de julio de 1908.

!!! ANULA EL CONTRATO DE TU TARJETA DE CRÉDITO O PRÉSTAMO RÁPIDO CON ECONOMÍA ZERO !!!

Si tienes una tarjeta de crédito o un préstamo rápido, es más que posible que tenga un tipo de interés (TAE) de USURA. Entra en nuestro artículo Cómo anular los contratos de las tarjetas de crédito y préstamos “revolving” para saber qué tienes que hacer para recuperar TODO TU DINERO.

Tienes todo lo necesario para saber si tu tarjeta o préstamo rápido son usurarios. Desde EZ llevamos tu caso de principio a fin. Por la vía extrajudicial no tienes que abonar nada, de hecho las cartas están disponibles para que las descargues totalmente gratis, aunque si lo prefieres, podemos enviártelas ya cubiertas.

A partir de ahí llevaremos el seguimiento de tu caso, y cuando haya finalizado la fase extrajudicial (envío de la carta al SAC de la entidad), derivaremos tu caso a uno de nuestros abogados colaboradores expertos en productos usurarios.


JUZGADO DE PRIMERA INSTANCIA E INSTRUCCIÓN Nº 1 FREGENAL DE LA SIERRA

SENTENCIA: 00015/2019

ORD. PROCEDIMIENTO ORDINARIO 0000127/2018

Procedimiento origen:  /

Sobre OTRAS MATERIAS

DEMANDANTE D/ña. XXXXXX

Procurador/a Sr/a. XXXXXX

Abogado/a Sr/a. DANIEL NAVARRO SALGUERO

DEMANDADO D/ña. BANCO CETELEM S.A.U.

Procurador/a Sr/a. XXXXXX

Abogado/a Sr/a. XXXXXX

SENTENCIA, Nº 15/19

En Fregenal de la Sierra, a veintisiete de Febrero de dos mil diecinueve.-

Vistos por mí, Mª XXXXXX, Juez Sustituta del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción Único de Fregenal de la Sierra y su Partido Judicial los presentes autos de Juicio Ordinario registrados con el nº 127/2018, seguidos a instancia de DON XXXXXX, representado por la Procuradora de los Tribunales Sra. XXXXXX y asistida por el Letrado Sr. Navarro Salguero contra BANCO CETELEM S.A.U. representado por la Procuradora de los Tribunales Sra. XXXXXX y asistido por la Letrada Sra. XXXXXX, en reclamación de NULIDAD DEL CONTRATO de tarjeta de crédito por usurario, y SUBSIDIARIA ACCIÓN DE NULIDAD DE CONDICIÓN GENERAL DE CONTRATACIÓN, y tras los trámites legales se acabe dictando sentencia por la que:

a) Se declare la nulidad RADICAL, ABSOLUTA Y ORIGINARIA del contrato por tratarse de un contrato USURARIO con los efectos inherentes a tal declaración de conformidad con el art. 1303 del Código Civil.

b) Se condene en virtud del art. 1303 del CC y del 3 de la Ley Azcarate al BANCO CETELEM S.A.U., a fin de que devuelva a mi mandante la cantidad que exceda del total capital prestado que haya dispuesto, defiriendo para ejecución de sentencia la determinación concreta del capital que se haya que devolver, computando al efecto la totalidad de los pagos efectuados por mi mandante.

c) Todo ello con expresa condena en costas a la demandada.

CON CARÁCTER SUBSIDIARIO

a) Se declare la nulidad de la cláusula de intereses remuneratorios, por falta de información y transparencia; así como demás cláusulas abusivas contenidas en el título, apreciadas de oficio; con los efectos restitutorios que procedan.

b) Se CONDENE, en virtud del art. 1303 del CC, a la entidad BANCO CETELEM, S.A.U., a fin de que reintegre a mi representada las cantidades abonadas como intereses, que se determinara en ejecución de Sentencia.

c) Todo ello con expresa condena en costas a la demandada.

ANTECEDENTES DE HECHO

PRIMERO.- Por la Procuradora de los Tribunales Sra. XXXXXX y asistida por el Letrado Sr. Navarro Salguero, actuando en nombre y representación de DON XXXXXX, se presentó en fecha de 11 de Septiembre de 2.018 demanda de juicio ordinario contra el BANCO CETELEM, S.A.U.

SEGUNDO.- Dentro del plazo legalmente establecido, la Procuradora de los Tribunales Sra. Cuesta Martín, en nombre y representación del BANCO CETELEM, S.A.U. contestó a la demanda, oponiéndose a las pretensiones de la actora interesando la desestimación de la demanda con expresa imposición de costas a la actora.

TERCERO.- Por Diligencia de Ordenación se convocó a las partes a la Audiencia Previa, celebrándose el día señalado, con el resultado que consta en las actuaciones.

En la misma Audiencia Previa se admitió la prueba declarada pertinente citándose a las partes para la celebración del juicio el día 05/02/2019 a las 12:00 horas de su mañana.

En dicha fecha se celebró  el  juicio  practicándose  las  pruebas propuestas y admitidas, terminadas las mismas los letrados de las partes informaron de acuerdo a sus respectivos intereses, quedando los autos conclusos para dictar sentencia.

CUARTO.- En la tramitación del presente proceso se han observado todas las prescripciones legales esenciales.

FUNDAMENTOS DE DERECHO

PRIMERO.- En el escrito inicial del procedimiento se promovió acción de NULIDAD DEL CONTRATO de tarjeta de crédito por usurario y tras los trámites legales se acabe dictando sentencia por la que:

a) Se declare la nulidad RADICAL, ABSOLUTA Y ORIGINARIA del contrato por tratarse de un contrato USURARIO con los efectos inherentes a tal declaración de conformidad con el art. 1303 del Código Civil.

b) Se condene en virtud del art.1303 del CC y del 3 de la Ley Azcarate al BANCO CETELEM S.A.U., a fin de que devuelva a mi mandante la cantidad que exceda del total capital prestado que haya dispuesto, defiriendo para ejecución de sentencia la determinación concreta del capital que se haya que devolver, computando al efecto la totalidad de los pagos efectuados por mi mandante.

c) Todo ello con expresa condena en costas a la demandada.

Plantea el actor su condición de consumidor, son hechos no controvertidos además de la condición de consumidor del actor, que el mismo dispuso de la cantidad de 5.707 euros del crédito, que han devengado 711,13 euros de intereses, 350,26 euros de prima de seguro, y 236,88 euros por diferentes comisiones, siendo de destacar que la entidad demandada se reserva la opción de aumentar el crédito disponible de forma unilateral, sin que se indique al cliente cual es el coste real y final de dicho aumento en las posibilidades de disposición, ni las condiciones para proceder a la modificación.

El actor en julio de 2014 terminó de realizar todos los pagos, por lo que la deuda está hoy en día saldada sin que el contrato este cancelado como consecuencia de la condición cuarta del contrato.

SEGUNDO.- El tipo de interés remuneratorio aplicado conforme al contrato  suscrito por el actor en contrato de “Tarjeta de Crédito Sistema Flexipago” objeto de este procedimiento de 09/04/2011 con la entidad CETELEM era de un 1’6 % mensual, correspondiente a un tipo de interés nominal anual del 19,2 %, y con una TAE del 20’98 %.

Y según las estadísticas que elabora asimismo el Banco de España con la información que periódicamente le remiten las entidades de crédito acerca de los tipos de interés que aplican a diversas modalidades de operaciones los intereses de los préstamos al consumo, en las operaciones de crédito al consumo a plazo entre 1 y 5 años, como el que nos ocupa, ya que en el año 2011, fecha de la firma del contrato, el interés remuneratorio era del 8,40 %, y a más de cinco años el 9,55 %, y el TAE aplicado fue el 8,27 %.

Pues bien, el supuesto contemplado en los presentes autos es similar a otros muchos resueltos por la jurisprudencia de las Audiencias Provinciales, precisamente, gran parte de ellos, en relación con la misma entidad hoy demandada y respecto de los denominados créditos revolving, calificando de usurarios unos intereses cuya cuantía rondaba la de los presentes autos.

Por todo lo cual, esta proveyente entiende que, en el supuesto que nos ocupa, estamos ante un interés notablemente superior al normal del dinero.

Tenemos que tener en cuenta que estamos no ante un contrato anulable, sino ante una nulidad radical, como siempre defendió la doctrina civilista más reputada y las decisiones del Tribunal Supremo desde la sentencia de 9 de enero de 1933, confirmada por otras posteriores como la Sentencia del Tribunal Supremo de 30 de diciembre de 1987 al señalar que la nulidad de los contratos a que se refiere el artículo 1 de la citada Ley de 1908, es la radical, por lo que a diferencia de lo que acontece con la anulabilidad y puesto que en la indicada norma no se señala otros efectos (artículo 6.3 del Código Civil), no admite convalidación sanatoria en cuanto queda fuera de la disponibilidad de las partes.

TERCERO.- Tal y como establece la reciente SAP, Civil sección 16 del 24 de enero de 2019 (ROJ: SAP B 396/2019 – ECLI:ES:APB:2019:396) y SAP, Civil sección 3 del 15 de febrero de 2017 (ROJ: SAP BA 36/2017 – ECLI:ES:APBA:2017:36) que resultan aquí de aplicación.

La demandada rechazó la alegación del carácter usurario de los intereses remuneratorios establecidos en el contrato, y razonaba al respecto que la parte actora no había acreditado que tales intereses fueran notablemente superiores al normal del dinero y a las circunstancias del caso.

La usura en el interés remuneratorio

Por la representación de la banca demandada se precisaba, a propósito de la alegación de abusividad de intereses formulada por la actora, que en los contratos de línea de crédito litigiosos no se pactó la aplicación de intereses moratorios, y que los remuneratorios, por configurarse como una parte del precio libremente concertado entre las partes, no eran susceptibles, como norma general, de ser sometidos al juicio de abusividad.

En efecto, debe recordarse que el art. 4.2 de la Directiva 1993/13/CEE, de 5 abril, sobre cláusulas abusivas en contratos celebrados con consumidores, establece que «la apreciación del carácter abusivo de las cláusulas no se referirá a la definición del objeto principal del contrato ni a la adecuación entre precio y retribución, por una parte, ni a los servicios o bienes que hayan de proporcionarse como contrapartida, por otra, siempre que dichas cláusulas se redacten de manera clara y comprensible».

El juicio de abusividad sobre los intereses remuneratorios, por tratarse de una parte del precio, no puede acometerse, por tanto, más que desde la perspectiva de la transparencia.

Pero lo que en realidad preconiza la actora no es la supresión de los intereses remuneratorios por abusivos, sino la nulidad del contrato porque tales intereses deben reputarse usurarios por  ser superiores al interés normal del dinero y manifiestamente desproporcionados con las circunstancias del caso.

En supuestos prácticamente idénticos al que ahora se enjuicia, en sentencia del Tribunal Supremo de 25 de noviembre de 2015, que compendia la doctrina del propio tribunal expresada en anteriores resoluciones, en particular, la sentencia de 18 de junio de 2012 y también la de 2 de diciembre de 2014.

Indica el Alto Tribunal que la usura debe ser apreciada desde los principios de unidad y sistematización, de manera que ha de entenderse que las tres modalidades de usura previstas en la ley conllevan un mismo tipo de ineficacia, cual es la de nulidad integral de la operación.

Esas tres modalidades, conforme al artículo 1 de la Ley de Represión de la Usura de 1908, son las de (i) interés notablemente superior al normal del dinero y manifiestamente desproporcionado en relación con las circunstancias del caso, (ii) situación angustiosa del prestatario, y (iii) entrega de menor cantidad de la aparente.

Por ello, no pueden ser atendidos los argumentos de la parte demandada, respecto a que no es de aplicación la Ley Azcarate, pues, dicha normativa debe ser aplicada, al estar encuadrada la operación crediticia en el ámbito del crédito al consumo, como tampoco respecto a que no basta para calificar de usurario un préstamo la concurrencia del requisito objetivo de la desproporción entre el interés estipulado y el normal del dinero en el momento de su contratación, sino que, además, se exige la concurrencia del elemento subjetivo, la causa  que  justifique  su  aceptación  por  el prestatario, y que, en cierto modo, vicie la voluntad contractual, y que el interés pactado no es manifiestamente desproporcionado a las circunstancias del caso, ni la situación de los prestatarios era angustiosa, ni existía situación de necesidad alguna.

La misma resolución advierte que no es necesario que concurran todos los requisitos objetivos y subjetivos para poder declararse el préstamo como usurario.

Basta que se haya estipulado un interés notablemente superior al normal del dinero y manifiestamente desproporcionado con las circunstancias del caso, de modo que no es preciso que haya sido aceptado por el prestatario a causa de su situación angustiosa, inexperiencia o limitación de facultades mentales.

Según la sentencia, esto es lo que se quería decir en las SSTS 406/2012, de 18 de junio, y 677/2014, de 2 de diciembre, cuando se enfatizaban los criterios de «unidad» y «sistematización» que debían informar la aplicación de la LRU.

La modalidad de contrato usurario propiamente dicho se caracteriza porque contiene la estipulación de «un interés notablemente superior al normal del dinero y manifiestamente desproporcionado en relación con las circunstancias del caso», como resulta, como se ha dicho, del primer párrafo del artículo 1 de la Ley de julio de 1908 -es distinta la modalidad de contrato leonino, que se define por tratarse de un préstamo aceptado por el prestatario a causa «de su situación angustiosa, de su inexperiencia o de lo limitado de sus facultades mentales»-.

En concreto, la referida sentencia del Tribunal Supremo de 25 de noviembre de 2015 considera usurario por excesivo un interés remuneratorio TAE del 24,60 %, contenido en un crédito de consumo tipo tarjeta revolving de julio de 2001. El caso enjuiciado presenta grandes similitudes con el resuelto por dicha sentencia de casación.

Pues bien, según resulta de la estadística que publica el Banco de España con informaciones procedentes de las propias entidades objeto de supervisión, el tipo de interés legal del dinero en España estaba situado para los años 2010 y 2011 en un 4 %, mientras que el tipo de interés de referencia para los créditos al consumos otorgados por entidades bancarias en la anualidad de 2011, según se desprende de la tabla estadística aportada por la demandada, en referencia al portal del cliente del Banco de España fue una media del 8,27 %.

No ha ofrecido el Banco CETELEM S.A.U. la más mínima explicación del interés remuneratorio que en su día impuso al actor (20,98 % anual), y que rebasa claramente el duplo del «interés normal del dinero» para ese tipo de operaciones.

Tampoco identifica la entidad demandada la razón de excepción justificativa de la estipulación de un interés «manifiestamente desproporcionado en relación con las circunstancias del caso«, puesto que nada se indica acerca de un supuesto acusado riesgo de la operación justificativo del tipo del 20,98 % anual.

Se significa al respecto que la precitada sentencia del Tribunal  Supremo  de  25  de  noviembre  de 2015 proclamaba que «para que el préstamo pueda ser considerado usurario es necesario que, además de ser notablemente superior al normal del dinero, el interés estipulado sea manifiestamente desproporcionado con las circunstancias del caso.

En principio, dado que la normalidad no precisa de especial prueba mientras que es la excepcionalidad la que necesita ser alegada y probada, en el supuesto enjuiciado no concurren otras circunstancias que las relativas al carácter de crédito al consumo de la operación cuestionada.

La entidad financiera que concedió el crédito revolving no ha justificado la concurrencia de circunstancias excepcionales que expliquen la estipulación de un interés notablemente superior al normal en las operaciones de crédito al consumo».

En suma, la operación de financiación litigiosa debe considerarse usuraria ya que concurren los requisitos establecidos en el primer párrafo del artículo 1 de la Ley de usura de julio de 1908: 1º/ el interés remuneratorio convenido duplica el interés habitual de mercado para las financiaciones de consumo; 2º/ la entidad concedente del crédito no ha indicado cuál sea la circunstancia específica del contrato justificativa de tan notoria desproporción entre el interés común en las financiaciones de consumo y el exigido al Sr. XXXXXXX.

El interés con el que ha de realizarse la comparación es el «normal del dinero». No se trata, por tanto, de compararlo con el interés legal del dinero, sino con el interés «normal o habitual, en concurrencia con las circunstancias del caso y la libertad existente en esta materia» (sentencia núm. 869/2001, de 2 de octubre).

Para establecer lo que se considera «interés normal» puede acudirse a las estadísticas que publica el Banco de España, tomando como base la información que mensualmente tienen que facilitarle las entidades de crédito sobre los tipos de interés que aplican a diversas modalidades de operaciones activas y pasivas (créditos y préstamos personales hasta un año y hasta tres años, hipotecarios a más de tres años, cuentas corrientes, cuentas de ahorro, cesiones temporales, etc.).

Esa obligación informativa de las entidades tiene su origen en el artículo 5.1 de los Estatutos del Sistema Europeo de Bancos Centrales y del Banco Central Europeo (BCE), que recoge la obligación de este último, asistido por los bancos centrales nacionales, de recopilar la información estadística necesaria través de los agentes económicos.

Para ello, el BCE adoptó el Reglamento (CE) nº 63/2002, de 20 de diciembre de 2001, sobre estadísticas de los tipos de interés que las instituciones financieras monetarias aplican a los depósitos y a los préstamos frente a los hogares y a las sociedades no financieras; y a partir de ahí, el Banco de España, a través de su Circular 4/2002, de 25 de junio, dio el obligado cumplimiento al contenido del Reglamento, con objeto de poder obtener de las entidades de crédito la información solicitada.

En realidad, el Banco CETELEM, S.A.U. ni siquiera afirma que para la concesión del crédito al actor se practicase evaluación previa alguna del riesgo de la operación, siendo así que la Circular 4/2004 del Banco de España -y antes la Circular número 13/1993- impone a las entidades de crédito unas determinadas políticas y procedimientos –adecuadamente justificados y documentados- para la concesión de crédito (exige el máximo cuidado y diligencia en el estudio riguroso e individualizado del riesgo de crédito de las operaciones), basados primordialmente en «la capacidad de pago del prestatario para cumplir, en tiempo y forma, con el total de las obligaciones financieras asumidas» (tratándose de particulares debe atenderse de modo principal a su fuente primaria de renta habitual), y en la fijación de una política de precios orientada a cubrir «los costes de financiación, de estructura y riesgo de crédito inherente a cada clase de operaciones de crédito ofertadas».

En  definitiva, como expresara la ya centenaria sentencia del Tribunal Supremo de 19 de febrero de 1912, la usura concurre «cuando haya una evidente y sensible falta de equivalencia entre el interés que percibe el prestamista y el riesgo que corre su capital» (en esa misma línea se inscribe la STS de 22 de febrero de 2013), y en el presente caso nada sugiere que el riesgo de insolvencia de la cliente exigiera un interés remuneratorio a favor del concedente del crédito superior al doble del interés de mercado en las financiaciones de consumo.

En consecuencia, el carácter usurario del contrato determina su nulidad de pleno derecho, lo que acarrea el efecto de que el Sr. XXXXXX deberá únicamente reintegrar el capital recibido de la prestamista en aquella parte que no hubiere sido devuelta por medio de las cuotas mensuales satisfechas, sea en concepto de capital propiamente dicho o de abono de intereses, todo lo cual habrá de determinarse en ejecución de sentencia.

En cuanto a las consecuencias de la nulidad declarada son las previstas en el artículo 3 de la Ley Azcarate «Declarada con arreglo a esta ley la nulidad de un contrato, el prestatario estará obligado a entregar tan sólo la suma recibida; y si hubiera satisfecho parte de aquélla y los intereses vencidos, el prestamista devolverá al prestatario lo que, tomando en cuenta el total de lo percibido, exceda del capital prestado.«, es decir, el prestatario estará obligado a entregar tan sólo la suma recibida, no los intereses pactados declarados nulos.

CUARTO.- Solicitada en el suplico y declarada la nulidad de una obligación y de un contrato. Ese deber de restituir los rendimientos obtenidos es inherente a la pretensión del suplico basada en el art. 1303 Cc que obliga a una restitución recíproca entre las partes de las prestaciones del contrato. 

Y es perfectamente posible aplicar de oficio este efecto. Nótese y sirva como recordatorio que es doctrina jurisprudencial reiterada (sentencias del TS de 24 de marzo o de 22 de mayo de 2006, entre otras muchas), que la obligación de restitución de objeto y precio nace de la Ley, y no del contrato que se declara nulo, hasta el punto de que no es preciso que las partes hayan solicitado expresamente tal devolución, bastando con que se solicite la nulidad para que surja la consecuencia legalmente establecida, sin que suponga incurrir en incongruencia.

Se trata pues de una estimación íntegra de la demanda que hace innecesario entrar a conocer la acción subsidiaria.

QUINTO.- La estimación íntegra de la demanda implica la condena expresa en costas al Banco CETELEM S.A.U. (art. 394. de la Ley E.C.).

Vistos los anteriores preceptos y demás de general y pertinente aplicación,

FALLO

Que estimando íntegramente la demanda formulada por la Procuradora de los Tribunales Sra. XXXXXX y asistida por el Letrado Sr. Navarro Salguero en nombre y representación de DON XXXXXX contra BANCO CETELEM S.A.U. representado por la Procuradora de los Tribunales Sra. XXXXXX y asistido por la Letrada Sra. XXXXXX, en reclamación de NULIDAD DEL CONTRATO de tarjeta de crédito por usurario, con los siguientes pronunciamientos:

a) Declaro la nulidad RADICAL, ABSOLUTA Y ORIGINARIA del contrato de tarjeta de crédito de fecha 09/04/2011 suscrito ente las partes, por tratarse de un contrato USURARIO con los efectos inherentes a tal declaración de conformidad con el art. 1303 del Código Civil a tenor de lo establecido en el fundamento jurídico tercero de la presente resolución.

b) Condeno en virtud del art.1303 del CC y del 3 de la Ley Azcarate al BANCO CETELEM S.A.U, a fin de que devuelva al actor la cantidad que exceda del total capital prestado que haya dispuesto (puesto que lo ha devuelto), defiriendo para ejecución de sentencia la determinación concreta del capital que se haya que devolver, computando al efecto la totalidad de los pagos efectuados por el actor.

c) Todo ello con expresa condena en costas a la demandada.

Líbrese y únase certificación de esta resolución a las actuaciones con inclusión de la original en el Libro de Sentencias.

Contra la presente resolución puede interponerse recurso de apelación ante este Juzgado para ante la Iltma. Audiencia Provincial en el plazo de veinte días.

Hágase saber a las partes que para la interposición de dicho recurso es preceptiva la constitución de un depósito de 50 euros, que deberá consignar en la Cuenta de Depósitos y Consignaciones que este Juzgado tiene abierta en la entidad Banco de Santander debiendo acreditarse documentalmente dicha consignación al tiempo de la interposición del recurso, y no admitiéndose a trámite dicho recurso si el depósito no está constituido

Así por ésta mi sentencia, lo pronuncio, mando y firmo.-

La difusión del texto de esta resolución a partes no interesadas en el proceso en el que ha sido dictada sólo podrá llevarse a cabo previa disociación de los datos de carácter personal que los mismos contuvieran y con pleno respeto al derecho a la intimidad, a los derechos de las personas que requieran un especial deber de tutelar o a la garantía del anonimato de las víctimas o perjuicio, cuando proceda.

Los datos personales incluidos en esta resolución no podrán ser cedidos, ni comunicados con fines contrarios a las leyes.


6 comentarios para Banco Cetelem condenado a devolver a un usuario de EZ 1.298,87 € por una tarjeta Flexipago usurera

  • Francisca

    Buenos días.

    He recibido la contestación de Cetelem. Os la envío y ya me decís el siguiente paso.

    Muchas gracias

    • Economía Zero

      Hola Francisca

      Nos ponemos en contacto contigo para confirmarte que hemos recibido correctamente toda la documentación que nos has enviado de Cetelem. Hemos podido descargarla sin problema y ya la hemos archivado.

      Después de estudiar la respuesta, decirte que se trata de su contestación habitual, en la que dicen que todo está correcto, que no procede la nulidad del préstamo porque son muy transparentes y otra serie de explicaciones sin fundamento ninguno, por lo que no debes preocuparte por lo que digan en ella. La respuesta es muy valiosa porque además de pronunciarse sobre la nulidad del préstamo, contiene el contrato, los movimientos y otra serie de documentación, la cual en su conjunto, es suficiente para poder enviarle el expediente a uno de los Despachos de Abogadas que colabora con nosotras, e iniciar así los trámites de la presentación de la demanda en el Juzgado para solicitar la nulidad del contrato de esta tarjeta.

      Además, podemos ofrecerte la siguiente estimación de las cantidades de tu préstamo:

      La entidad te ha prestado 6.555,17 €, y les llevas devuelta hasta la fecha una cuantía de 8.997,89 €, por lo que si se anulase ahora el contrato, tendrían que devolverte la diferencia (2.445,72 €). Además de esta devolución, deberán anular la supuesta deuda que dicen que mantienes (3.396,01 €), por lo que realmente obtendrás un beneficio económico de 5.601,88 €, que es exactamente la suma de todas las comisiones, seguros e intereses que llevas pagados durante la vida del producto.

      Por lo tanto, lo que tenemos que hacer ahora es presentar la correspondiente demanda en el Juzgado, por lo que, si quieres, podemos derivarte a uno de nuestros abogados expertos en productos revolving.

      Puedes ver todas las condiciones en este artículo Presentar demanda en el Juzgado para la anulación de contratos de tarjetas y préstamos revolving, aunque ya te adelantamos que salvo el ingreso de la tarifa única no tendrás que hacer ningún otro desembolso más (excepto en casos muy puntuales en los que haya que realizar alguna gestión previa), puesto que nuestros abogados sólo cobran las costas, siempre que estas se acuerden, y de este modo todo el dinero recuperado será para vosotros.

      La tarifa única de 60 € nos la tienes que ingresar en el nº de cuenta ES91 1491 0001 2130 0009 9633 (Triodos Bank), y una vez confirmemos el ingreso te derivaremos al abogado de inmediato. Si tras el envío de tu caso al abogado, por algún motivo éste decide que no se dan los requisitos para interponer la demanda, te devolveremos los 60 €.

      No te olvides de avisarnos en cuanto hayas realizado el ingreso, de este modo evitaremos retrasos innecesarios.

      En cuanto enviemos tu caso al abogado correspondiente te enviaremos un email notificándotelo, también te daremos los datos de contacto del abogado/a para que sepas desde que e-mail o teléfono se va a poner en contacto contigo (lo normal es que te llame).

      Quedamos a la espera de tu respuesta y como siempre a tu disposición ante cualquier duda.

      Un saludo.

  • Cristina

    Hola, te mandó el certificado de recepción de cofidis y la carta que mandaron, un saludo

    • Economía Zero

      Hola Cristina

      Nos ponemos en contacto contigo para comunicarte que hemos recibido el acuse de recibo y la carta y hemos procedido a incluir todo en tu expediente. La notificación que has recibido es lo que podemos llamar como «admisión a trámite» de tu reclamación. A partir de este momento, debemos esperar a que te den respuesta sobre el «fondo del asunto».

      Quedamos por tanto a la espera de que recibas esa respuesta y nos la reenvíes para que te indiquemos cómo continuaron la reclamación, que presumiblemente será remitiendo el expediente a uno de nuestros Despachos de Abogados colaboradores para que inicien la tramitación de la demanda judicial.

      Como siempre, estamos a tu disposición ante cualquier duda o consulta.

      Un saludo.

  • Juan Jesús

    Te envio el justificante creo que Cetelem.

    • Economía Zero

      Hola Juan Jesús

      Te comunicamos que hemos recibido correctamente los datos que nos envías para que realicemos el seguimiento de tu reclamación ante el SAC de Cetelem, en 2 meses nos pondremos en contacto contigo para que nos digas cómo ha ido.

      Te confirmamos que hemos podido descargar correctamente el acuse de recibo y hemos procedido a incluirlo en tu expediente junto al resto de la documentación.

      No obstante, si antes recibes respuesta de la entidad, nos la envías, ya que el plazo máximo de dos meses es sólo para el caso de que no nos contesten.

      Como siempre, quedamos a tu disposición ante cualquier duda.

      Un saludo.

MUY IMPORTANTE: Si vas a realizar una consulta debes leer antes toda la información de la página CONSULTAS.

La moderación de comentarios está activada, por lo que tu comentario NO aparecerá hasta que te respondamos.


Deja un comentario

Puedes usar estas etiquetas HTML

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>